martes, 28 de abril de 2009

Elecciones en México

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

En México, al pueblo se le sangra por todas partes. Es 2009, es abril y pronto habrá elecciones federales en las que algunos mexicanos votarán (yo no, tal vez sí, tal vez anule mi voto, no quiero ser parte de la farsa) para elegir diputados federales.

Pero, ¿qué es un diputado? Según la legislación y otras fuentes, sirven para legislar, fiscalizar (vigilar el gasto público) y gestionar/representar a los ciudadanos ante otras instancias de la Administración Pública Federal. Pero en México sirven para cobrar altísimos sueldos y para que la ley no les haga nada. ¿Cuántas veces no hemos oído de que se aumentan el sueldo? O que han cometido robo (peculado, dicen ellos para que se oiga más bonito) sin ser sancionados. ¿Cuántas veces el recinto de San Lázaro ha recibido a tod@s l@a diputad@s? Que yo recuerde, sólo cuando Calderón se hizo presidente de a de veras.

Por cierto, ¿cuánto gana un diputado federal? En 2007 (todavía no encuentro algo más reciente) un diputado ganaba $148,446.00 mensuales. Es decir, 2,935.46 veces el salario mínimo del DF en ese mismo año. ¡Qué chulada no! Ahora, en México hay 500 diputaciones federales. O sea que se gastan unos $74,223,000.00 al mes (léase setenta y cuatro millones doscientos veintitrés pesos). Esto al mes y en 2007.

Y, ¿qué hacen los diputados?____________________________________________________ Dejo el espacio por si alguien sabe responder.

Pero volviendo al tema interesante. Ya van a ser las elecciones de 2009, cada tres años se renuevan diputados, recuerden esto. Y, ¿cuánto se va a gastar en estas elecciones? Pues el IFE, sí señores, esa institución gubernamental tan manchada por ya saben qué elecciones presidenciales, otorgará la nada despreciable cantidad de $3,633,067,351.64 (léase: tres mil seiscientos treinta y tres millones sesenta y siete mil trescientos cincuenta y un pesos con sesenta y cuatro centavos)para que los partidos políticos los gasten en campaña publicitaria, pósters que enmugran las calles, espectaculares que afean la ciudad, volantitos que no se lleva el viento, sino sólo los arrastra… ejem, perdón, en "campaña electoral".

¿Saben cuánto se puede hacer con todo ese dinero? Por lo menos yo saldaría todas mis deudas y me quedaría harto cambio. En 2009 un kilogramo de arroz cuesta más o menos $13.65. O sea que nos alcanza para unas doscientas mil toneladas de este grano. La anualidad de la colegiatura en la UAM tiene un costo de $128.43 y se podrían apadrinar a unos 28 millones de universitarios con este dinero. Por cierto, este año 2009, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas tiene un presupuesto total de $7,762,643,213.00 (siete mil setecientos sesenta y dos millones seiscientos cuarenta y tres mil doscientos trece pesos), poco más del doble de lo que se va a gastar en estas elecciones, sólo en campaña.

Entonces, ¿para qué gastar en estos parásitos? Porque con el trabajo que hacen, eso son. Dicen los spots del IFE que los diputados son los que hacen las leyes. Y sí, recordemos por ejemplo aquella tan despreciada ley televisa, esa en la que el gobierno, una vez más, le da todo el poder al duopolio Televisa-TV Azteca y le pone aún más piedras en el camino a las radios comunitarias y demás proyectos de la ciudadanía. ¿Recuerdan, más antes, la llamada ley cocopa? Esa en la que se tiraban a la basura los Acuerdos de San Andrés y se le daba la espalda a las negociaciones entre el gobierno y el Ejército Zapatista. En fin, con esto sólo quiero hacer hincapié en el punto de que estos señores y señoras que ocupan las diputaciones no hacen leyes a favor de la ciudadanía. Legislan a favor de los grupos dominantes. ¿Para qué entonces votamos y "elegimos" quién va a legislar? De todos modos, de entre los que se postulan y llegan al puesto, no hay alguno que realmente trabaje para sus representados. Bueno, sí, sólo que sus representados no son los ciudadanos, como debería ser, sino los banqueros, empresarios, gobernantes, clérigos, etcétera.

Yo no voy a votar. Si acaso, anularé mi voto. No voy a legitimar el saqueo al pueblo que es mantener los salarios exorbitantes de los diputados. No voy a legitimar que unos cuantos controlen el destino de las mayorías. Ya ustedes verán si quieren o no ser parte de esto que dicen que se llama democracia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.