martes, 25 de agosto de 2009

Qué asco de sistema de enseñanza

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

México es un país nacido de la nada. ¿Hernán Cortés? ¿Virreinato? ¿Eso con qué se come? Y es que, aunque suenen estúpidas estas preguntas, serán comunes entre los chavos y chavas que actualmente se encuentran estudiando la primaria. Y todo porque a la Miss Gordillo (sí, esa misma que dice que deben vacunar a los estudiantes contra la influenza AHLNL) se le ha ocurrido la grandiosa idea de oprimir la tecla "borrar" sobre los textos de la conquista y la colonia.

Sí, ya sé que la historia que se enseñaba era la de los vencedores, la de los españoles que luego se hicieron criollos y se independizaron de su madre patria para ser luego diputados y senadores y seguir robando y saqueando impunemente estas tierras. Pero al fin y al cabo era. Y era como un esbozo del pasado de este país. De ese doloroso parto que dio a luz a esta nación bastarda, hija ilegítima de su padre español y su madre mesoamericana.

Pero ahora, con un movimiento de su dedo mágico, la miss ha borrado esos capítulos de los libros de texto de la primaria. Y es que, ¿qué podemos esperar de este modelo educativo que busca, ya no poco a poco sino de tajo, convertir a los estudiantes en futuros chalanes de los ingenieros y licenciados de exportación made in europe? Porque a eso vamos, a tener una juventud altamente capacitada en ensamblar autos, estéreos, televisiones y lavadoras, pero no capaces de diseñarlos, ni siquiera de imaginarlos. Gente limitada, que nunca sabrá nada del sistema de castas, de la conquista espiritual o de las insurrecciones indígenas. Trabajadores preparados para obedecer, no para pensar. Por eso eliminan las humanidades de la educación, la filosofía, la historia. ¿Qué sigue? ¿Quitar la enseñanza del lenguaje español?

Y claro, mientras más chalanes haya, es mejor. Por eso en los libros de la primaria, en donde se enseña de los métodos anticonceptivos, se les ha olvidado mencionar a la píldora de emergencia, esa, la del día siguiente. Y es que no basta con orquestar toda una serie de modificaciones a las constituciones de los estados (recuerden el caso San Luis Potosí y otros estados de la Repúblca) para prohibir que las mujeres puedan decidir libremente si continuar o no con la gestación. Derecho que se reconoce en la capital del país, pero que los legisladores panistas están prohibiendo en los estados donde son mayoría. También hay que desinformar a los adolescentes para que no conozcan estos métodos de anticoncepción. ¿Cómo podríamos dejarlos que comentan tan grave pecado?

A los que son padres de familia, ¡háganla de pedo!, ¡protesten!, ¡exijan que se eduque adecuadamente a sus hijos! No dejen que desde arriba se les marque desde ahora con el sello de "técnico en mantenimiento industrial" (o algo por el estilo) sin el chance de poder elegir entre eso (que si es por decisión propia no le veo nada de malo) o una ingeniería, una licenciatura, un doctorado.
A los chavos y a las chavas, ¡no se conformen! Consulten libros, revistas especializadas, pregunten. Museos hay demasiados y la mayoría no cobra los domingos, por cierto.

El hecho de que los que controlan la educación en México sean idiotas, no nos obliga a serlo también.
Dice La Maldita Vecindad, en su disco "Mosotros", y dice bien: "[...] desgraciada la nación / sin memoria, sin historia [...] nuestra memoria es un arma de paz [...]"

Por cierto, deberíamos quemar el sistema burgués de enseñanza:


Leer más »

lunes, 24 de agosto de 2009

La crisis y los aguacates

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Uno escucha en la radio que no hay problema, que a México no le pega la crisis porque nuestros dirigentes son unos chingones.

Uno mira en la tele que no pasa nada, que la crisis es un problema a nivel macroeconómico (sea lo que sea esa cosa) y que al ciudadano común no le va a pasar nada.

Uno lee en los periódicos que ya estamos saliendo del problema.

Uno escucha en las calles que no hay problema, que todo va a estar bien.

Pero cuando uno va al tianguis, sólo hasta ese momento, es cuando uno se da cuenta de que la radio miente, la tele miente, la prensa miente y la gente es estúpida.

¿Cómo poder decir que no hay crisis cuando el tianguista le dice a uno que el kilo de aguacates está a sesenta pesos? Y eso, si él te lo da, si tú lo escoges está a setenta.
Leer más »

jueves, 20 de agosto de 2009

Nada de dos lunas, sólo es un hoax

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

¿Les ha llegado en estos días un correo diciendo que el 27 de agosto se podrán ver dos lunas en el cielo? A quienes no les haya llegado, les transcribo el mensaje tal y como a mí me llegó. Con todo y sus faltas de ortografía (omito espacio en blanco):
Apuntalo en la Agenda, el calendario o donde sea,, vale la pena El planetario Internacional en Vancouver de la British columbia Canada. ha calculado la precisión en la que Marte estara orbitando el (27-08-2009). Pero lo mas interesante de todo es que esto estaba predicho en un codice Maya encotrado el la piramide a lado del Observatorio Estelar en Palenque en chiapas Mexico. Con este calculo matemático Maya ahora los Mayas son conciderados como los Griegos de America y orgullo de Mexico. Por lo menos cuatro o cinco generaciones de la humanidad no volveremos a ver este fenomeno natural. Muy poca gente lo sabe por el momento, esto fue publicado el lunes 11 de mayo 2009. Haganlo circular Dos Lunas en el Cielo El 27 de Agosto, a medianoche y 30 minutos, mirar al cielo El planeta Marte será la estrella mas brillante en el cielo será tan grande como la luna llena. Marte estará a 55,75 millones de kilómetros de la tierra No te lo pierdas. Será como si la tierra tuviera dos lunas La próxima vez que este acontecimiento se producirá, está previsto para el año 2287 Compartir esta información. Nadie que esté vivo podrá volverlo a ver.
Bueno, ya lo leyeron. Ahora les cuento que todo eso es pura farza, un hoax. Y siendo sincero, tenía ganas de voltear al cielo a ver qué tal se miraba con dos Lunas. Pero mi curiosidad es grande. Así que me puse a buscar fuentes de referencia sobre el tema y, ¿qué creen? No encontré nada serio. Sólo una que otra réplica del mismo mensaje del correo electrónico. Pero si ponemos atención al texto, veremos que él mismo se delata como una falsedad:
  1. Nadie lo firma, un correo anónimo es perfecto para decir cualquier sarta de barbaridades sin consecuencia alguna.
  2. Las faltas de ortografía, para algunos indetectables, son varias e incluso se encuentran en el supuesto texto científico que adjunta.
  3. ¿Qué es la la British columbia Canada? Yo sé que en Canadá hay una provincia llamada British Columbia, pero no se llama British columbia Canada, eso no existe.
  4. No existe un Planetario Internacional en la Colombia Británica, lo más parecido es el H.R. Macmillan Space Center, en Vancouver, que contiene un planetario.
  5. Si es una traducción, es mala o automática (hecha por algún programa traductor), otra forma de ocultarse.
  6. Incluye el bonito detalle jamás olvidado en este tipo de mensajes: "Haganlo circular".
Poniendo atención a estos detalles podemos identificar prácticamente a cualquier correo basura. Y el colmo es esa exhaltación pseudopatriótica del pasado maya. Si fueron gloriosos, ellos lo fueron, no los actuales mexicanos que poco tenemos que ver con la cultura maya viva al momento del choque de las dos culturas. Y bueno, ¿qué decir de este "orgullo" que necesita compararse con otros pueblos para sentirse grandes? Luego entonces, más por casualidad que por búsqueda, me topé con la edición de este mes de la revista ¿Cómo ves? que publica la UNAM y que se dedica a la divulgación de la ciencia. Dicha revista incluye una nota sobre este "fenómeno", y la transcribo a continuación (sigue esta liga para ir a la página original):
Durante las últimas semanas circuló en internet la noticia de que el 27 de agosto se verán dos lunas en el cielo, porque supuestamente el planeta Marte se acercará tanto a la Tierra que se verá del tamaño de la Luna llena. Pero esto, aunque sería un espectáculo hermoso, es astronómicamente imposible. Mientras que la Luna está aproximadamente a 384 400 kilómetros de la Tierra, Marte se encuentra a una distancia que varía entre 57 y 400 millones de kilómetros y su diámetro es sólo un poco mayor que el doble de la Luna. Para que Marte se viera del tamaño de nuestro satélite natural necesitaría estar a 750 000 kilómetros de la Tierra, o ser mucho más grande de lo que es. Cualquiera de estos dos fenómenos ocasionaría desastres de gran magnitud. La gravedad de Marte causaría estragos en la Tierra. Por otro lado, el máximo acercamiento de Marte a la Tierra de los últimos tiempos, y que no se repetirá en siglos, sí tuvo lugar un 27 de agosto, ¡pero de 2003! Marte y la Tierra se acercan y se alejan periódicamente, cada dos años y dos meses, más o menos, pero en 2003 el acercamiento fue un poco mayor por encontrarse Marte cerca de su perihelio, que es el punto de su órbita en que está más cerca del Sol. Por esas fechas, estando a 55.80 millones de kilómetros, Marte se vio como una estrella rojo-anaranjada más brillante de lo que comúnmente se ve. De hecho su tamaño era equivalente al de la mitad del cráter lunar Copérnico. Sólo con un telescopio de 300x de aumento podría haberse visto, efectivamente, como la Luna llena. El 27 de agosto de 2009 Marte no estará cerca de la Tierra, sino a 244 millones de kilómetros. Si quieres verlo, levántate en la madrugada y dirige tu mirada hacia la constelación de Géminis.
Dhyana Angélica Rodríguez Vargas Diplomado en Astronomía del IPN, Planetario Luis Enrique Erro.
No sé ustedes, pero yo le creo más a una publicación de la UNAM y una estudiante de Astronomía en el IPN que a un correo anónimo. Una útlima cosa: por favor, cuando un e-mail tenga el texto "circulenlo", "pasen la voz", "envíalo a todos tus contactos", hagan exactamente lo contrario: ni lo circulen, ni lo reenvíen ni nada de eso, bórrenlo y olvídense que alguna vez existió. El correo basura es molesto y por lo regular engaña a las masas. No seamos unos borregos.

Fuentes:
Leer más »

martes, 18 de agosto de 2009

Un Cake

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

No pensé que esos tacos de guisado del metro Tacubaya ni las gorditas grasientas del metro Universidad fueran a ser una combinación tan letal. Y es que, una hora de viaje le abre el apetito a cualquiera y luego otra hora más, pues como que con más razón.

No me acuerdo por qué o a qué, pero ese día me dirigía a Villa Coapa. Así que, luego de esas gorditas de chicharrón con su salsa roja me dispuse a abordar el transporte que me llevaría hacia mi destino final. Ah, claro, no sin antes pasar a comprar un litro de esa sabrosura que es el agua de limón con chía.

Una vez sentado en el microbús, en un asiento del lado de la ventanilla derecha, para poder ir viendo las calles y no aburrirme, comencé a degustar esa delicia de limón. ¡Grrrr! Antes de llegar a la avenida del Imán sonó estruendosamente mi panza. Lo único que pude pensar fue "chin, pinches tacos". Tomé mi agüita con la esperanza de aliviar el incipiente malestar estomacal.

Ahí en la esquina del Oxxo otra vez me atacó el estruendo estomacal. ¡Grrr grrrr grrrr! Vaya, no debí comerme esa última gordita. Apresuré un sorbo más a mi bebida refrescante, a la que le atribuí propiedades medicinales. Sí a huevo, la chía cura los malestares del estómago, pensé. Pero no, en ningún momento sentí mejorías. Estuve tentado a bajarme en Insurgentes para caminar hacia Perisur y hacer uso de sus baños, pero el sólo pensar que había que andar un tramo bastante largo me hizo desistir. En Plaza Cuicuilco me bajo.

Entonces, ya con mi firme decisión de bajarme en la siguiente plaza comercial para poder cagar a gusto, dibujé una sonrisa en mi rostro y volví a beber limón y chía. Apenas entrando a Insurgentes se subió un conocido. No es mi amigo, sólo es un conocido. Me hice el desentendido para que no se sentara en el asiento vacío a mi lado, pero me he dado cuenta que cuando más invisible trato de ser es cuando más me ven. Maldito, no lo dudó un instante. Fue hasta donde yo estaba y me saludo con una sonrisota más falsa que los senos de Pamela Anderson. Hola, secamente le contesté.

¿Les ha pasado? ¿Que no tienen ganas de hablar o de ponerle atención a la plática de alguien? Pues yo estaba en esa situación y el sujeto en cuestión se puso a hablar de refacciones, de cables, de tornillos, de tuercas y de pinzas. No es que esos sean temas desagradables, sino que a mí no me atraen y punto. Que qué estudias, me preguntó. Ah… estoy en la Facultad de Filosofía y Letras, le dije para no complicarme en explicar las características de la Licenciatura en Estudios Latinoamericanos. Órales, filósofo ¿no?, debes de leer un buen, ¿no? Ah… sí, algo. ¡Huao! Yo ya me propuse leer un libro en este año. Pobre individuo. Pobre sociedad. ¡Grrr! ¡Grrrrr! Volvió a sonar mi estómago. Voltee a mi izquierda y, ¡mierda!, las únicas dos oportunidades de bajarme en Cuicuilco se me fueron y todo por estar oyendo a este pedazo de trozo de imbécil. Y lo peor es que el ojete se bajó en la siguiente esquina. ¡Qué descaro! ¡Grrr Grrrrr GRRRRR! Cada vez era más fuerte el retortijón.

Y el micro seguía avanzando. Y yo no sabía donde bajarme para poder defecar. Y mi agüita de limón con chía ya se me había terminado. Y ya sólo podía pensar en mi dolor de panza.

Ya sé, me bajo en las oficinas del ISSSTE. Mmm… no, ya no dejan entrar así de fácil. ¿Y si me bajo en el centro de Tlalpan? Menos, es caminar de subida un buen tramo y, con estos dolores, se me va a salir el relleno cremosito. ¡En la gasolinería! Tampoco, están en huelga. ¡En el Gea González! ¿Se podrá ahí? ¿Y si no se puede? No, mejor no. Mejor me aguanto hasta… ¿hasta Villa Coapa? No, no, no. Y entonces se me ilumina el rostro y parece como si un foco de 100 watts se hubiera encendido sobre mi cabeza. El Sanborn's de Hospitales. A huevo, ahí me meto a cagar. Es perfecto. ¡GRRRR! ¡GRRRR! Me recordó nuevamente mi estómago. Iba pensando eso cuando tuve que salir disparado del asiento porque estaba a punto de pasarse de largo el conductor dejándome más lejos del mentado establecimiento.

Bajé casi sin mover los pies, sigilosamente. Caminé del mismo modo, temiendo que en un movimiento de caminata brusca fuera expulsada toda esa materia café (o del color que fuera a salir). ¡GRRRRRR! ¡GRRRRRRRRRRRRR! Volvía a sonar la panza. Me di cuenta que estaba empapado en sudor, un sudor frío. Y así, despacito, llegué hasta la puerta del Sanborn's. Entré y me dirigí inmediatamente a los sanitarios, así sin disimular nada. Mi vista se nublaba y las piernas dudaban al dar los pasos. Ya estando en los baños noté que todos estaban ocupados. ¡Qué mierda! Justo cuando comenzaba a maldecir salió un individuo con una bata verde y un mechudo del último baño. Bien. Sonreí. Nunca me había causado tanta felicidad ver al personal de limpieza.

Sin pensarlo ingresé al cubículo que resguarda al inodoro y apenas bajé mis ropas y rocé el asiento, el trono, se escuchó un estruendoso ¡BRRRRRUUUUUUUMMMM!, seguido de un par de tímidos ¡Prum-prum! Sentí que el alma (es sólo una expresión, no creo que exista el alma) me volvía al cuerpo, el sudor frío comenzó a desaparecer, la vista nublada se esclarecía. Y el retrete comenzaba a amenazar con desbordarse.

No voy a mentir, fue como una sensación de éxtasis, de placer, de gozo, de felicidad. En verdad estaba feliz. Mi tripita y yo estábamos felices. Aunque, creo que el usuario contiguo no lo estaba tanto: "¡No mames! ¿Quién se está pudriendo?". Sólo sonreí, jalé la palanca, limpié mi culo, acomodé las ropas en su lugar y, después de lavarme concienzudamente las manos, salí de ahí pensando, con cierta satisfacción, en que "me cago en el capital de Carlos Slim".
Leer más »

jueves, 13 de agosto de 2009

Cosas sin importancia

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Nada importa señores, nada importa señoras, nada joven, señorita, infantes, nada importa. ¿Que estamos en medio de una crisis económica tremenda? ¿Qué importa? ¿Qué cada día es más común la brutalidad policíaca a la hora de "contener" manifestaciones? ¿Qué importa? ¿Qué importa que la frontera norte sea tumba de cientos, de miles de muertos, muertas, muertitas y muertitos? ¿Qué importancia tiene que en Ciudad Juárez y otras ciudades del país se sigan asesinando con lujo de saña a cientas de mujeres? ¿Importa acaso que la educación pública en nuestras tierras sea negada a cada vez más jóvenes? Claro que no, eso no importa. No importa que el campo se esté muriendo a causa de un veneno llamado TLCAN. Tampoco importa que en un país mestizo, de morenos y morenas, se discrimine a los que son del color de la tierra. No importa que el país se endeude con organismos financieros internacionales, total, es el pueblo el que termina pagando. Y tampoco es importante que hayan dejado libres a los acusados de la matanza de Acteal, ¿qué importan la impunidad y la violencia de Estado en contra de las minorías étnicas? ¿Importa a caso que el salario mínimo sea menos que una miseria? No importa. ¿Importa que a miles se les esté despidiendo de las fábricas y otros centros de trabajo para que esta crisis no les afecte a los dueños del dinero? No importa, al final esos desempleados verán cómo arreglárselas solo, como siempre. Menos importa el deterioro ambiental, la contaminación que nos mata poco a poco. Mucho menos la extinción de especies animales y vegetales. Y nada importa gente, no importa la discriminación que sufren quienes se aventuran en busca del "sueño americano2, ese que a veces se convierte en pesadilla. Nada importa que una vez más se impongan armas estadounidenses en territorios latinoamericanos con el beneplácito de los líderes de la región. No importa que en Canadá ya no quieran a más mexican@s. ¿Importa que se nos esté acabando el agua limpia? ¿Importa que no importe la decisión que los hondureños emitieron en sus casillas y ahora en las calles? ¿Importan los bebés muertos en la guardería incendiada? Nada de esto es importante. Nada.

Aunque no nos guste a muchos, aunque hayamos a quienes todo esto sí nos importa. Al resto, a la mayoría, a los que han sido educados amaestrados por Telenvicia y TV Apesta, no les importa ni un comino. Lo único que importa es México 2 y Estados Unidos 1.

Leer más »

jueves, 6 de agosto de 2009

No nos representan

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

somos:
103 millones 263 mil 388

el padrón electoral es de:
73 millones 754 mil 754
38,171,278 mujeres (51.75%)
35,583,476 hombres (48.25%)

La participación electoral solo fué de:
34 millones 126 mil 794 / 44.71%
36.68% (PRI), con 12,520,418
27.98% (PAN), con 9,549,798
12.20% (PRD), con 4,164,393

por eso decimos:

NO NOS REPRESENTAN!!!
organízate y lucha!!!

red de medios libres / abajo y a la izquierda
reddemedioslibres@gmail.com


copia / modifica / comparte este cartel

abajo y a la izquerda
Leer más »

miércoles, 5 de agosto de 2009

De vuelta al Folk

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

¿Les cuento? ¡Va! Resulta que hace algunos años, como 5 ó 6 más o menos, yo era un verdadero amateur de la música folk. Aunque realmente nunca me ha parecido adecuado llamarle de ese modo, pero en fin, así es como la conocen. El caso es que me gustaba tanto, que incluso con algunos amigos del CCH-S hicimos una agrupación musical para interpretar esas rolas. Sólo tocamos unas... ¿tres veces?... y nuestro repertorio nunca superó las 3 canciones. Después empecé a escuchar con mayor atención otros géneros, como el punk, el ska, el rock, el metal, el jazz, el blues y lo folk como que empecé a olvidarlo. Aún así, esporádicamente recordaba canciones y/o agrupaciones folk.

Hubo incluso un tiempo en el que concentré toda mi mente en gozar del rap, ese género me encanta. Luego vino el ska-jazz, sin duda, la variante del ska que más me ha fascinado e impactado.

Pero desde hace algunos ayeres he sentido la necesidad de escuchar otra vez música folk. Alguien se enteró de ese deseo mío y amablemente me invitó a una presentación en Coyoacán en día jueves. A lo que respondí, "no puedo, tengo chamba". Y es que era a las 12:30 pm y a esa hora debo estar en la oficina. Pero me dijo que no me preocupara, que era sólo una hora. Y que no podía faltar porque era así como para poca gente. "Chale, qué elitistas", pensé. No vayas a creer que es por elitismo, es que no caben muchos en el local y además es como más entre compas. "Ah, vaya".

Para no hacer esto cansado, decidí ir. No saben lo bien que me sentí, saber a mis oídos vibrando al ritmo de esa guitarra, de esa quena. Disfrutar de la honestidad extrema que brinda al público cualquier instrumento acústico y cualquier voz sin microfonear. Me sentí bien, alejado del ruido cotidiano de la ciudad y envuelto en un ambiente campirano, casi rural, acompañado de esas guitarras de palo y esas voces suaves, peo al mismo tiempo fuertes. Me agradó estar lejos de la estridencia de la música electrizada y de lo acelerado del punk, rock y demás. Me hizo recordar ese tiempo en que me la pasaba oyendo a Los Folkloristas, Óscar Chávez, Tania Libertad, Atahualpa Yupanqui, Violeta Parra, Víctor Jara, Amparo Ochoa y por supuesto a José de Molina. Sin olvidar al genial León Chávez Teixeiro.

Algo así como una sensación de paz, de relajación, de tranquilidad, fue lo que me invadió. Por un momento olvidé el estrés cotidiano. Estaba fascinado escuchando esas letras rebeldes, de protesta, pero también de esperanzas, de amores y de odios. Esas letras-poesías que siempre me han gustado y que son tan características del folk.

Ahora agréguenle un cafecito sabrosón de "El Jarocho". No podía estar mejor. Todos los sentidos puestos a trabajar: escuchando buena música, olfateando buen café, degustántolo, incluso tocando un instrumento (como se enteraron de mi afición musical, me prestaron un djembé en una de las canciones) y admirando todo el performance de la agrupación, la parafernalia del lugar y la ambientación rural.

Lo malo (¿siempre tiene que haber algo malo?) fue que tuvo fin. Ah, ni modo. Tuve que devolverme a mis menesteres laborales, pero ese grato sabor no me lo quita nadie. Y lo bueno es que no hubo broncas en la oficina.

Me comentaron esos jóvenes músicos que tal vez en fechas próximas harán otra presentación similar, pero más extensa. La espero con ansia.

Creo que, de este momento en adelante, trataré de escuchar más música folk, calro, sin dejar de lado a mi fonoteca contracultural.

Leer más »

martes, 4 de agosto de 2009

No fue la contaminación

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

A ver, según dijo el tal Lujambio, se trató de contaminación ambiental y su señora lo secundó. Luego fue a ver a los niños y les dio pizzas. Don't mamar, como si con una pizza se curaran las lesiones oculares sufridas. Lo ideal hubiera sido que la SEP o el director de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil (Enrique Barrios) se hicieran cargo de los tratamientos médicos para los infantes. Pero no, en lugar de eso, muy cobardemente, tanto el director de la orquesta como el titular de la SEP le echaron la culpa a la contaminación.

Pero no contaban con que saben más de medicina los médicos que los funcionarios públicos. (De hecho algunas veces se nos olvida a todos este pequeño detalle.) Y entonces la verdad fue desvelada (o develada, como les suene más bonito). El director del hospital Dr. Luis Sánchez Bulnes de la Asociación para evitar la Ceguera en México, que es donde recibieron atención los infantes, descartó la farsa de los funcionarios explicando que lo que pasó fue que, como los músicos estuvieron tanto tiempo expuestos a radiaciones ultravioleta no filtradas por la atmósfera, fueron afectados por cratoconjuntivitis actínica.

Lo bueno, dentro de lo malo, es que a los padres de familia no les vieron la cara. A pesar de que los funcionarios defendieron su postura de que se trataba de contaminación, ellos no se han dejado envolver en esa mentira. Ojalá tomen acciones legales en contra de quienes no tuvieron el menor cuidado para con l@s niñ@s, en particular, el director de la orquesta. Y lo otro bueno es saber que estas lesiones son reversibles y sin secuelas ni efectos a futuro.

Esperemos que esto no se repita.

Acá está la nota de La Jornada, para que lean más.

Leer más »

lunes, 3 de agosto de 2009

¡Qué poca madre de la SEP!

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Don't mamar! Estoy encabronado, y miren que siendo inicio de semana y a estas horas es muy raro que me enoje. Lean esta nota de La Jornada, por favor, para que me entiendan y se indignen como lo he hecho yo.
Dieron una presentación fuera de programa, en la que permanecieron tres horas a la intemperie

Al hospital, 60 niños quemados por el sol tras dar concierto para el titular de la SEP

Alrededor de 60 niños, casi una tercera parte de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de México (OSIM), fueron llevados al hospital con quemaduras de retina, córnea y lesiones de primero y segundo grados en la piel –aseguraron los menores– luego de una presentación, fuera de programa, para el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Alonso Lujambio, en el patio principal de la dependencia, donde estuvieron expuestos a un sol que caía a plomo y a intensas luces de los reflectores.
El concierto para el titular de la SEP se efectuó el pasado sábado entre las 11 y 12 horas. Ante el problema, Lujambio se presentó por la noche en el Hospital Dr. Luis Sánchez Bulnes de la Asociación para evitar la Ceguera en México, donde, según el testimonio de los niños enfermos, les puso gotitas en los ojos y luego les regaló pizzas.
Tanto los niños afectados como integrantes del equipo de la orquesta señalaron que el responsable directo de los hechos es el director del Sistema Nacional de Fomento Musical (SNFM) y director de la OSIM, Enrique Barrios, por ser quien determinó llevarlos a una presentación que ni siquiera formaba parte del programa, y no tomar las precauciones debidas, como la instalación de un toldo para evitar la exposición al sol. Uno de los maestros de la orquesta simplemente resumió: los quemaron.
Eduardo Manrique, de 15 años, y Addi Corpus Ramírez, de 17, contaron que, para empezar, su participación en la SEP no formaba parte de las actividades oficiales de su 14 gira nacional, como se evidencia en el programa de la misma, cuya copia tiene este diario, en el que únicamente se incluye un concierto el viernes 31 de julio a las 20 horas en la Sala Nezahualcóyotl y, otro más, en la sala Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes, a las 18 horas, el sábado primero de agosto.
Sin embargo, en entrevista, el director de la OSIM, Enrique Barrios, aseguró, entre otros señalamientos que se contradicen con los testimonios de los niños, que dentro de la programación de actos teníamos planeada una corta presentación en el patio principal de la SEP.
Lo cierto es que el relato de los integrantes de la orquesta indica que un día antes les avisaron que tenían que acudir a la SEP para hacer una demostración frente al secretario Alonso Lujambio, con el propósito de explorar la posibilidad de que la orquesta fuera incluida en la programación de los festejos del Bicentenario.
Así, el sábado pasado los 160 integrantes de la OSIM llegaron como a las nueve de la mañana a la SEP. También habían citado a un coro. Empezamos a ensayar, no había sol, luego empezó y cuando llegó el secretario (Lujambio) nos repartieron unas gorras y empezó el concierto... El sol caía a plomo. Fue bajando desde las percusiones, los metales y las cuerdas, hasta que llegó a la mera cabeza del director, refiere Addi Corpus, quien se libró de ser afectado.
Miriam Villafuerte, percusionista, contó que el concierto estaba en pleno alrededor de las 12 horas, y señala que el tiempo que estuvieron expuestos fue de cerca de dos horas, porque primero fue el ensayo y luego el concierto, donde tocaron el Himno Nacional, el Huapango de Moncayo, el primer movimiento de la Quinta Sinfonía de Beethoven, el Danzón Número 2 de Arturo Márquez, Cubanerías, Mambo y, luego, repetimos el Himno con una tonalidad y luego con otra. Sin embargo, el director Barrios dijo que sólo fueron cinco piezas breves.
Eliub Ricardo Ortiz León, un joven que se veía muy afectado, con grandes parches en ambos ojos y cuya madre, Petra León, viajó toda la noche en autobús desde Oaxaca al Distrito Federal para saber qué le pasó a su hijo, dijo que en el concierto había demasiados reflectores y lo que nos dijeron anoche (en el hospital) fue que nos entró directamente la luz.
En el mismo sentido, Diana Badillo Sánchez, de 14 años, quien mostraba fuertes quemaduras en el rostro y tenía los ojos parchados, expresó que la luz artifical se reflejaba en las partituras, además de que en el concierto me tocó el sol. El secretario agradeció al final y yo me salí porque ya no soportaba; mi compañero de al lado se desmayó, luego se me nubló la vista, la piel se me quemó.
Eduardo Manrique, con los ojos cerrados y quien dijo que los médicos del hospital le señalaron que tenía quemadura de córnea, intentó contar a este diario otros detalles; sin embargo, una persona que se dijo médico del Seguro Social, se lo llevó y, luego, tomó del brazo y por la fuerza a la representante de este diario para sacarla de las habitaciones de un hotel en Reforma en donde mantenían a los niños más afectados.
Otros de los menores de plano se encontraban en las habitaciones, con los ojos cerrados o parchados, con dolores intensos, la piel quemada, sin poder soportar ningún tipo de luz, tendidos en las camas. A Luis Arturo Cornejo, de 16 años, le dijeron en el hospital que tenía quemadura en los ojos, que poco a poco iba a volver a ver; en tres o cuatro días.
Los menores refieren que las partituras blancas actuaron como reflejantes de la luz, por lo que al ver directamente las hojas sufrieron el daño, además de que los reflectores artificiales, en la opinión de la mayoría, causó otros estragos.
Al término del concierto en la SEP fueron llevados a su hotel. Ahí comenzaron varios con ardor de ojos, dolor, irritación, lagrimeo y, pese a ello, el director no detuvo el programa y los niños fueron trasladados a la sala Blas Galindo, donde los menores refieren que estalló la situación. Hubo varios pequeños que comenzaron a llorar, otros no podían ver casi nada y fue gracias a la intervención de Sergio Ramírez Cárdenas, quien hasta hace poco dirigía la orquesta, que los niños dejaron de tocar.
Ramírez Cárdenas, según los niños, los invitó a que salieran del concierto si se sentían mal. De ahí, alrededor de 60 menores fueron llevados al nosocomio.
Barrios apuntó la responsabilidad hacia algo especial (que) había ayer (el sábado), diferente, no en el tratamiento a los niños, sino en el ambiente, y eso fue lo que los afectó.
Aunque la mayoría de los menores recibieron atención hasta la sala Blas Galindo, es decir, entre cinco y seis horas después, el director de la OSIM dijo que los niños son el futuro de México y los tenemos que cuidar de esta manera.
El reporte ambiental
De acuerdo con el Sistema de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México, en la semana del 26 de julio al 2 de agosto los niveles máximos de ozono en la zona centro del Distrito Federal fueron los siguientes:
Domingo 26 de julio, 80 IMECAS
Lunes 27 de julio, 55 IMECAS
Martes 28 de julio, 52 IMECAS
Miércoles 29 de julio, 115 IMECAS
Jueves 30 de julio, 84 IMECAS
Viernes 31 de julio, 80 IMECAS
Sábado 1º de agosto, 95 IMECAS (regular)
Domingo 2 de agosto, 15 IMECAS
El miércoles 29 de julio fue el único día que el sistema de monitoreo señaló que podía ser causante de efectos adversos a la salud de la población, en particular los niños y los adultos mayores con enfermedades cardiovasculares y/o respiratorias como el asma.
En seis días la calidad del aire en la zona centro fue regular y ayer domingo fue buena.
La neta, no tengo palabras para describir el coraje que me da que haya gente tan estúpida e irresponsable y que exista este trato hacia menores, como si de mercancía se tratara.
Leer más »