viernes, 18 de septiembre de 2009

Sobre el macro simulacro

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Bueno, dejando de lado el tono serio y formal del escrito anterior, pasaré al momento de reírme y criticar*. Ya saben que a mí me encanta estar burlándome de la gente y evidenciar sus estupideces. ¿Qué sería de esta vida si no tuviera el placer que me produce el demostrar la estupidez ajena?

Y es que, como ya lo dije en la entrada previa, hoy se realizó el macro simulacro conmemorativo del sismo de 8.1 grados Richter que se registró el 19 de septiembre de 1985. Y en este simulacro sinceramente no pude dejar de ver lo estúpido e inverosímil de la actuación del personal adscrito a Protección Civil.

Establecieron dos alarmas sonoras, bueno, a la primera de nombraron "alerta". Luego, nos hicieron formarnos en el pasillo del piso de dos en dos para de esa forma bajar las escaleras. Después, cruzando la avenida a la que le cortaron la circulación (órale, eso se oye dramático), ubicaron carteles en los que escribieron los diferentes números de piso, carteles que sirvieron para agrupar a las personas de cada piso. Luego pasaron lista. Y, después de comprobar que no había novedades y de informar el tiempo que tardamos en desalojar el edificio (que me parece que fue de 6 minutos), nos hicieron reingresar al inmueble formados en dos filas, tal y como salimos.

Lo primero que me dio risa fue esa estupidez de programar un simulacro. Todo mundo lo estaba esperando, incluso un fulano de mi piso salió a la calle a las 10:20, para esperar a la gente si mezclarse con nadie.

Luego esa idea que tienen los de Protección de que la gente esperará pacientemente las dos señales acústicas y que obedecerá a las indicaciones del personal capacitado. Cuando ocurre un verdadero sismo, lo que menos hace la gente es pensar y escuchar. Y es natural, nadie quiere morir.

Saliendo a la calle, es claro que los automovilistas no se van a detener para que pase la gente, ellos también tienen miedo y necesitan sentirse refugiados.

Me pregunto cómo le haremos en un sismo real, ¿alguien de los de PC saldrá corriendo a pegar los carteles con el número de cada piso?

No señores, las cosas no funcionan así. En una ciudad con buena actividad sísmica como esta, es necesaria una formación integral, real. No sólo preparar a la gente en agosto para que el macro simulacro salga bien. Hacer simulacros todos los meses, constantes y sin avisar a la gente, así se puede lograr que la gente piense aunque tenga miedo. Y tener un plan real de acción, no esas cosas ficticias de poner cartelitos y cortar el tráfico.

Me da tristeza, porque me hace temer una tragedia en caso de un suceso de esta índole. Y me da risa por la ingenuidad de los de Protección Civil.

*Es decir, tijerear.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.