viernes, 4 de diciembre de 2009

Asalto psicológico

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Hace algunos años venía yo hacia mi casita. Venía del poniente de la ciudad, allá coma saliendo hacia Toluca. El caso es que, como todas la veces que venía de ese lugar, venía yo bien feliz y bien contento. Pero al llegar a casa (como dicen Los Tigres del Norte) se me borró la sonrisa. Encontré a mi jefecita alterada, nerviosa. Preocupada y hasta llorando. Mis hermanos estaba con ella y mi papá también. El caso es que acababa de ser víctima de un asalto psicológico.

Un tipo habló por teléfono a la casa y, con la información que sin darse cuenta mi madre le proporcionó, el sujeto este le construyó una historia donde un sobrino de mi mamá tenía problemas legales en Estados Unidos (o alguna pendejada así), y que necesitaba urgentemente MX$ 4,000.00. Mi madre, creyéndole, se los depositó.

Luego de que se calmó y le dijimos que no se preocupara le hicimos ver qué había pasado. Ni modo, uno que es ingenuo y quiere tanto a la familia como para no dejarla sola, aunque sea algo inventado.

Saco esto a colación porque ya están transmitiendo el asalto psicológico más grande de este país y lo peor de todo es que es legal. La neta ni vi quién conducía (y ni me interesa). Pero ¿a poco no les suenan parecidos los dos métodos? Ambos buscan sensibilizar a la víctima a través de los sentimientos más "nobles" para que la víctima misma haga entrega de sus pertenencias a sus ladrones. No obligan a sus víctimas, por lo menos no con la fuerza, pero cuando se trata de lavar el cerebro y manipular la mente, no sé quién es el más nefasto.

Ya lo dije antes y lo seguiré diciendo, el Teletón es una gran mierda, es un robo a mano armada, un robo psicológico. Y lo peor de todo es que, a pesar de la crisis, se va a llegar a la meta.

Esos dos pesos que le iban a echar a la alcancía del Teletón (en manos de "voluntarios" que se lanzan al metro diario a hostilizar al personal), mejor inviértelos en algo más productivo, en algo que no sea un mega fraude. Cómprate un chicle, paga el boleto del metro, paga un cigarro Alitas sin filtro, haz lo que sea con ese dinero, porque es tuyo. Pero no se lo des a alguien que no le falta absolutamente nada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.