jueves, 25 de febrero de 2010

Cosas que puedes hacer mientras cagas

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Ya saben ustedes que a mí me caga hablar mientras cago. Y en todas sus modalidades, ¡qué incomodidad es hablar por el celular mientras el bajo vientre se contrae para expulsar las inmundicias humanas! Pero bueno, este post lo escribo para platicarles de las cosas que sí me gusta hacer mientras cago. Porque cagar es una actividad poco productiva, sólo estás ahí sentado esperando a que la mierda salga. Y tu mente divaga, divaga... Así que para aprovechar esos 2 o 5 minutos en el trono les propongo cosas sencillitas, pero bien carismáticas.

I. Leer.

Leer cualquier cosa. Estando sentado y sin mayor preocupación es el momento ideal para sacar el periódico y actualizarse, ponerse al día. O sacar El Libro Vaquero o El monje que vendió su Ferrari y, ya que estás en eso de tirar mierda, pues leer algo de mierda. O leerse un buen libro. Y esto lo digo en serio, porque así todo modosito, seriecito y bien portado como soy, he leído dos que tres buenos libros en esos ratos de ocio. Buena parte de La Reina del Sur, de Pérez-Reverte lo leí en los excusados de la facultad. Incluso para distraer a mi mente y no poner toda mi atención en los gases tóxicos, he leído algunas veces poesía.

II. Fumar.

También me gusta fumar mientras cago. Es un extraño, sucio y poco popular placer. Y no en todos los baños lo puedes llevar a cabo. Pero es bastante bueno, ya que prefiero el humo del cigarro al aroma de los citados gases tóxicos que a veces emanan del orto. Además, como dice la popular sentencia, fumar afloja el mastique. Así que, si estás estreñido, fumar mientras cagas es la opción ideal para que la caca salga sin necesidad de tragarte miles de jarabes y pastillas. Y sin tanto pujido.

III. Escribir.

Puedes escribir mientras estás en el excusado. Y aquí hay mucha variedad, desde los clásicos textos escritos con pésima ortografía que rezan cosas como
si pujas y pujas y no puedes cagar
no te agas pendejo y bete ha travajar
O esos también ya clásicos anuncios que ponen supuestos gays ofreciendo momentos de placer. Pero esas son cosas banales, mejor puedes hacer literatura. Así, sentadito o sentadita, con el lápiz (el que se usa para escribir) en la mano y el cuaderno en las piernas, o incluso tu laptop, te pones a divagar y lo que divagues lo escribes y ya. Aunque eso de escribir mientras cagas puede hacer que el texto final sea considerado literatura de mierda y luego coloquen tus obras junto a las de Carlos Cuauhtémoc Sánchez. En fin, lo dejo a tu criterio.

IV. Dibujar.

Otra opción es dibujar. Muchos son los que demuestran en las paredes de los baños públicos sus enormes dotes como artistas gráficos especializados en la genitalidad de ambos sexos. ¿A poco no suelen los baños estar repletos de penes, vaginas, senos y testículos? Por lo menos los baños de los niños (varones, pues) sí suelen estar así. Así que, si quieres dejar tu huella artística en este mundo, qué mejor que en un baño público, porque si lo haces en el de casa serías algo más que un supremo idiota.

V. Jugar.

Algo que a veces hago mientras tiro la basura es jugar. No piensen puercadas, jugar con mi celular. Es decir, con lo juegos como el Buscaminas, el Metal Slug Mobile (o como se escriba) y esas cosas jocosas que se instalan en los móviles. Es entretenido, retas a tu cerebro mientras tu cuerpo se purifica. Superas tus propios récords. Es genial.

VI. Cortarte las uñas.

Puedes cortarte las uñas. Sí, ya sé que esto es muy raro, pero el otro día, escuché el sonido de un cortaúñas proveniente del retrete de al lado. Yo creo que es algo productivo y hasta desestresante.

VII. Escuchar música.

Habíaseme olvidado esta opción. Y es muy bueno oír música mientras la caca sale. Hay veces que uno anda medio estresado y no puede defecar como se debe, así que un poco de musiquita puede ayudar a relajar, a que el excremento fluya naturalmente y sin inconvenientes. Llévate tus audífonos al baño o pon tus bocinas a todo volumen.

Y ya no se me ocurre nada más, pero creo que con estas cosas puedes hacer algo más que sólo cagar cuando de eso se trata. En fin, hazlo si quieres. Y si se te ocurre otra cosa para hacer en el retrete, me avisas en los comentarios, ¿va?

P. D. Sí, lo sé, es una asquerosidad este post. Y sé que a alguno le dará guácala leerlo y dos que tres hasta me van a maldecir, pero por uno que piense que ha sido útil, sólo por uno, vale la pena publicar tantas marranadas. Además ni está tan puerco.

6 comentarios:

  1. Bueno, en efecto no esta tan puerco, pero como que ERES MUY EXPLICITO, ja ja ja.

    Oye, por ahi me dijeron que mientras cag... eso, pues algunos, ya sabes, se dan autoamor. Como ves eso?

    ResponderEliminar
  2. Autoamor mientras cagas? No manches, qué sucio!!!

    ResponderEliminar
  3. Este es un post de mierda. Lo hice solo porque quise jugar con el buscador de Google, ya que me decía que al blog llegaban buscando la misma frase que puse de título. Hoy, a más de tres años de haberlo escrito, está en el Top Ten de posts más visitados. ¿Será que hay hartos lectores de mierda?

    ResponderEliminar
  4. Somos lectores de mierda porque lo leemos mientras cagamos...

    ResponderEliminar
  5. Buen post, curiosamente tambien lo lei cagando...

    ResponderEliminar
  6. También se puede incursionar en la fotografía, componer música, discutir sobre la sociedad o (como objetivo primario) liberar espacio de almacenamiento...

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.