martes, 20 de abril de 2010

"Bienvenido al Estado Mexicano"

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Esta frase me caló como una cubetada de agua fría a las cinco de la mañana a mitad de una serenata malograda. Horrible. Y resuena en mi cabeza así como una voz de catacumba una y otra vez. Suena fuerte sobre todo porque en numerosas ocasiones he estado, y sigo estando, en desacuerdo con el Estado Mexicano, esto de tener conciencia histórica no te hace el más dócil ciudadano ni nada parecido

Pero volviendo a la bienvenida tan extraña, déjenme contarles por qué estoy tan aturdido con la frasecita esta. Resulta que, como ya antes les conté, estoy sumamente interesado en la ciencia antropológica. Y en mi país, no sé de otros, las únicas fuentes de empleo más o menos buenas y estables para los antropólogos (llámense antropólogos sociales, antropólogos físicos, lingüistas, etnólogos o arqueólogos) son las que oferta el Estado. Ya sea en instituciones como el INAH o el INALI por ejemplo, o dando clases en alguna universidad (aquí sí están incluidas universidades privadas que se puedan interesar por la antropología). Así que el interesado en estudiar y desempeñar alguna carrera antropológica en este país está condenado (literalmente, :D) a trabajar en el gobierno, porque de otro modo nomás no se puede, o de plano está muy, pero muy cabrón.

La bienvenida que da título a este post, y que ha estado dando vueltas en mi cabeza por ya varios días, la recibí de un arqueólogo bastante respetable en una charla sobre su quehacer científico y mis intereses profesionales. No es tan malo, después de todo, el hecho de trabajar para el Estado (actualmente trabajo para él), pero en serio me dejó perplejo. Y ya, nomás era eso lo que quería compartir, que me quedé un tanto confundido, sacado de onda o como le quieran llamar. Espero que se me pase pronto o en serio me veré en grandes problemas.

2 comentarios:

  1. Leí tu post anterior y me ayudó a llegar a la conclusión de que tienes razón: El antropólogo, o trabaja para el gobierno de su país o para alguna poderosa compañía interesada en exprimir comunidades en desarrollo... creo que no hay términos medios (puedo estar equivocado).

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, no es tan así como lo peor del mundo trabajar para el gobierno. Por ejemplo, en el INALI se dedican a documentar y preservar las lenguas indígenas de México y eso está chido, entre otras cosas. Hay quines se dedican a hacer antropología de investigación para el beneficio del pueblo o grupo humano al que están estudiando y eso también está chido. Aunque hay quienes le ayudan a la CIA y al FBI a derrotar a sus enemigos en el medio oriente, y eso está de la chingada. Pienso que la antropología es como cualquier otra ciencia, puede ser benéfica o puede perjudicar a la gente, depende de la intención del científico.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.