viernes, 30 de abril de 2010

¿Qué es lo que yo regalaría a un(a) niñ@ este día?

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Y hablando de los y las infantes, ¿qué sería bueno regalar les este día? O más bien dicho, ¿qué es lo que yo regalaría a un(a) niñ@ este día?

Primero que nada, si se me ocurriera regalarles algún juguete, no le regalaría pistolas, ni barbies. Detesto la violencia y aunque a veces grito (y escribo) hartas maldiciones, considero que no sirven para nada y no deberían existir, así que no pienso regalar armas. Barbies no, porque todas son reflejo de estereotipos banales que encasillan y entrenan a las niñas para que sean compradoras compulsivas, banales chicas guapas con el cerebro vacío y demás estupideces creadas por el consumismo. Existe un enorme catálogo de juguetes didáctico que nada tienen qué ver con la violencia ni los estereotipos, la cosa es buscarle.

Un bonito regalo sería no recetarles la programación de Televisa ni de TV Azteca, supuestamente para niñ@s, pero que no respeta a su público y los trata como si carecieran de inteligencia. Si lo que quieren es obsequiarles algún material audiovisual, dense una vuelta por la Cineteca Nacional, seguro encontrarán cosas geniales para ell@s.

Si quieres regalarles música, no les regales reguetón ni Tontiana ni Lagrimita y Costel. Como en todo, tienes que exigir calidad en la música, y el reguetón no solo es un asco musicalmente sino que también lo es líricamente. Letras que incitan a la discriminación sexual no son nada recomendables. La música de Tontiana, de Lagrimita y otros similares se basa en tratar a los niños como si fueran estúpidos, lo que hace que algunos lamentablemente se la crean. En cambio puedo recomendarles a músicos que "basan su trabajo en el respeto a la inteligencia de los niños"*, como los hace Luis Pescetti (quien, por cierto, estará hoy en el CNA a las 6:00 pm, entrada libre), Mario Iván Martínez, ¡Qué Payasos!, Patita de perro o Los Hermanos Rincón.

Y si tu infante es demasiado exigente, date una vuelta por cualquier librería y obsequiale algo de buena literatura, algo así como Hans Christian Andersen. Sólo evita comprarles esos libros que adaptan las películas de Disney.

Recuerda que el día del niño es un día para promover el bienestar y los derechos de los infantes. Así que si se les va a obsequiar algo, que sea en la persecución de estas metas y no en detrimento de ellas.

* Como dicen en La Jornada

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.