miércoles, 12 de mayo de 2010

Sobre la pinche ley de Arizona

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Si no había escrito nada sobre la pinche ley de Arizona era por unas buenas razones. A saber, que ya mucha gente ha criticado la estupidez humana vertida en esa pinche ley, que es obvio (si han leído mis textos) que estoy en contra de esa ojetez gabacha y que no había tenido tiempo de escribir.

Pero ahora sí pienso decir dos que tres cositas que estoy seguro que nadie va a leer, pero no importa, igual las voy a escribir.

¿Se acuerdan que hace poco comenté sobre la hipocresía nacional que eleva al indio muerto y deplora al indio vivo? Pues estamos ante un caso similar. Un caso en el que se humilla y se protege [se intenta, más bien] al migrante en un estúpido doble discurso. Porque es bien sabido por la mayoría de los mexicanos que nuestro país, en su afán de sobarle y lamerle las bolas al Tío Sam, se ha convertido en el cancerbero encargado de impedir el paso de migrantes provenientes del centro y sur de América a territorio estadounidense usando a este país sólo como un puente.

La inmensa mayoría de migrantes ilegales que ingresa a México, ya sea por su frontera con Guatemala y Belice o por algún litoral, no tiene otra intención más que la de llegar al sueño americano. Aún así se les acusa de terroristas, narcotraficantes o cuantas cosas se les pueda ocurrir. Autoridades y civiles por igual dan trato deplorable a estas personas. El Estado mexicano encarcela, denigra, deporta y pisotea la dignidad de centro y sudamericanos. ¿Cómo atreverse a criticar a la pinche ley de Arizona?

Algo que aún no me cabe en la cabeza sobre las críticas oficiales mexicanas hacia esa pinche ley es que nunca hablan de los orígenes de estas movilizaciones humanas. Digo, a Pancho no se le ocurrió cruzar la frontera sin papeles nomás porque sí. En un país donde el desempleo reina, donde los pocos empleos que existen son de miseria, donde el salario mínimo no alcanza ni para comer bien, donde gana más un limpiador de parabrisas en los semáforos que un profesional, donde se inventan impuestos irrisorios como el de la tenencia vehicular, donde los gobernantes roban al por mayor, donde nadie ve por el ciudadano común es normal que la gente decida buscar suerte en otro lugar, incluso arriesgando todo, hasta la propia vida.

Antes que criticar a la pinche ley arizoniana, el gobierno mexicano debe implementar políticas que generen y protejan al empleo, y al empleado por supuesto. Debe procurar el bienestar de sus gobernados. Debe respetar el derecho y la dignidad de los migrantes que nomás vienen de paso al país. Debe bajarle a los impuestos, a los aumentos a la gasolina y a todo eso que merma los precarios ingresos del trabajador. En fin, que de todas las críticas a la pinche ley de Arizona, la oficial es la que más me da asco, por hipócrita.

1 comentario:

  1. bueno como tu ya sabes todo mundo se paro de pestañas x esta ley y nuestros diputados dijeron que no mamaran que les dieran chance a nuestros compatriotas del otro lado que finalmente eran ilegales pero se habian visto orillados y que no hacian daño anadie total nuestros diputados defendian la ilegalidad y al mismo y tiempo habia en la plaza de la computacion plaza meave y plazas aledañas un operativo contra la pirateria y los automovilistas que muchos lo somos por necesidad estubimos aprkados 2hrs en eje central. yo creo que los diputados devieron aver dicho paren ese operativo que son piratas x necesidad

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.