jueves, 19 de mayo de 2011

Estúpidos cajeros automáticos

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Ando encabronado con los cajeros automáticos de cierto banco vasco con gran presencia en México. Les platico. Tengo una cuenta en ese banco y nunca he tenido problemas de ningún tipo, pero estas últimas semanas han sido un verdadero desmadre.

A principios del mes me dispuse a retirar efectivo de un cajero automático. Todo normal, ya saben, meter la tarjeta, ingresar el NIP y esas mamadas. Ya cuando iba solicitar mi lana… zaz!!! Se apaga la pantalla y deja de hacer ruidos. Entonces me quedé esperando para ver qué iba a pasar. Y sobre todo, con la esperanza de recuperar mi tarjeta y retirar mi efectivo.

Después de unos momentos se encendió la pantalla y apareció la imagen con fondo negro del inicio de Windows XP. Entonces comprendí el porqué del repentino apagón. O sea, no mamen, es vox populi que ese sistema operativo se cae con cierta facilidad, que no es estable. ¿A qué sujeto se le habrá ocurrido confiarle al sistema del Pantallazo Azul de la Muerte las operaciones bancarias de miles de tarjetahabientes?

El caso es que cuando se reinició no me devolvió mi tarjeta, y tampoco me dio billetes. Llamé al banco y me atendió una mujer que tenía voz de pocos amigos. Al final me reemplazaron el plástico [y me dijeron que no me iban a cobrar comisión, qué buena onda son…], y eso me agradó, porque me dieron uno más bonito.

Unas semanas después quise sacar efectivo de otro cajero. Me formé en la fila. Una mujer pasó antes que yo, se fue con unos billetes en la mano. Tocó mi turno. Seguí los pasos acostumbrados. Estuve a punto de caer en una trampa para pedir un préstamo al banco. Pedí mi efectivo. El cajero hizo los ruidos de siempre. No me dio billetes. Me preguntó si quería imprimir mi operación. Dije sí. Me descontó el dinero que no me dio.

Estaba muy encabronado. Para colmo, eso fue a las 10 de la noche, no había a donde llamar para reclamar. Llamé al día siguiente y unas horas después me avisaron que se trataba de un error del cajero y que me reembolsarían mi dinero. Lo hicieron y lo retiré en una caja del Superama.

Ahora desconfío de todos los cajeros de ese banco. ¿Tendrán algo en contra mía? ¿Es una conspiración para hacerme caer en la paranoia y terminar cortándome las venas con una tarjeta de crédito? ¿O sólo es que tuve un extraordinaria pésima suerte? Lo que sea, seguro Microsoft y su SO chafa tiene algo que ver en esto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.