lunes, 18 de junio de 2012

Cuando era niño no existían los champús matapiojos

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Y eso era horrible. Porque cada vez que en el jardín de niños o en la primaria se corría el rumor de una epidemia de piojos mi madre tomaba cartas en el asunto. Para mi madre tomar cartas en el asunto significaba tomar un bote de esos de 19 litros de pintura y ponerlo bocabajo en el centro del patio. Ahí me sentaba yo. Ella en una silla a mis espaldas. Cabe mencionar que este ritual se llevaba a cabo durante las horas en que aún hubiera suficiente luz de sol. Entonces mi madre tomaba un peine de esos de peluquero y minuciosamente buscaba piojos y liendres entre mi cabello. Tal vez por esas búsquedas acompañadas de jalones es que me escasea el cabello, en fin. Para mi buena fortuna nunca apareció una sola de esas alimañas en mi cuero cabelludo. Digo para mi fortuna porque a esa edad no me hubiera gustado llegar rapado a la escuela. Pero de todos modos tenía que soportar quedarme quieto por mucho, mucho tiempo, mover la cabeza a donde mi madre encontrara la luz adecuada y no refunfuñar por la exhaustiva revisión antiparásitos.
Imagen tomada de
www.agenciairza.com [link]

Ahora ya existen esos champús matapiojos. En caso de que su crío se contagie de esos animales, basta con bañarlo unas cuantas veces con este champusito para que al peinarlo se queden en el peine los cadáveres de esos bichos. Ah, y de esa misma marca hay un spray preventivo. Usted peina a su chamaco con el look de su elección y lo embadurna luego con el atomizador de este milagroso producto y lo manda tranquilamente a convivir con otros mugrientos chilpayates posiblemente atestados de parásitos inmundos. Y qué bueno que existan estas cosas, porque tomando en cuenta que yo nunca, nunca en mis 25 años de vida he visto a un solo piojo, no estoy preparado para acicalar a nadie. Con estas cosas me evito la molestia de andar cual Sherlock Holmes revisando la cabeza de mi retoño.

Aun así, los mocosos contemporáneos se quejan de los procedimientos para erradicar piojos y liendres.

2 comentarios:

  1. Esas criaturas son extraterrestres!!a muchos nos generan una serie de recuerdos o bloqueados o casi!!que traumante cuando había plagas en las escuelas!!

    ResponderEliminar
  2. De esas plagas en la escuela yo nomás recuerdo a las mamás alarmadas y a los niños rapados.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.