martes, 13 de agosto de 2013

¿Por qué no tener un presidente extranjero?

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Veamos, los últimos presidentes, y me refiero a los que han pasado por Los Pinos desde De la Madrid hasta Peña Nieto (si no recuerdan sus nombres son: Mike, Charly, Neto, Chente, Lipe y Quique) han sido bastante pendejos.

Bueno, no precisamente pendejos, porque supieron hacer lo que se propusieron. Desde instaurar el sistema neoliberal, privatizar grandes empresas del Estado, hacer públicas las deudas de unos cuantos inversionistas fallidos, pactar con el narco para que lograra su desarrollo, y, en suma, timar y robar descaradamente al grueso de la población.

¿Por qué no traemos al país a un presidente extranjero que no sea así de pendejo? ¿Qué tal si a nuestro país lo pudiera gobernar Luiz Inácio Lula da Silva? En tan solo ocho años en el puesto presidencial, su país pasó de estar endeudado con organismos internacionales a ser prestamista del Fondo Monetario Internacional (préstamo que ayudó a solventar la crisis de los países europeos). Los obreros de aquel país sudamericano obtuvieron un aumento en sus ingresos sin que eso provocara mayor inflación en la economía de su nación (principal argumento para que en mi país no suba el salario mínimo).

En fin, que si se pudiera traer a Lula a gobernar acá, me cae de madres que yo sí estaría de acuerdo.

Ya sé que me van a etiquetar de antipatriota y antinacionalista. Y está bien, porque de hecho ni soy patriota ni soy nacionalista. Y es probable que mencionen el heroísmo de Benito Juárez al mandar matar a Maximiliano de Habsburgo para que el gobierno de México recayera en un mexicano, solo les digo que el proyecto de Juárez no era mejor que el de Maximiliano. Ahí les encargo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.