jueves, 18 de febrero de 2016

De viaje y desconectado

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Banda, hace ya un rato que no escribo en este mi blogcito oficial y de juguete. Déjenme les cuento que fui a la tierras quechuas/aymaras. Y, no es por andar de criticón, pero el Estado Plurinacional de Bolivia es un desmadre, o al menos en eso estaba durante el tiempo de nuestra estancia, que fue más o menos la primera mitad de febrero.

Algunas danzas del Carnaval
Resulta que visitamos al país de la plurinacionalidad básicamente porque I fue a bailar en el Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, según la UNESCO. Tuvimos que pasar toda una serie de pruebas y obstáculos para lograr el objetivo, como cruzar los andes por terracería y bajo la lluvia, por poner un ejemplo. Pero lo más rudo, y quizá lo que detonó los demás contratiempos, fue el hecho de que el país entero estaba volcado (y aún lo está) en una contienda electoral que decidirá sus próximos cinco o hasta diez años de política interna.

No sé muy bien cómo está el asunto, pero resulta que Evo Morales quiere permanecer en la presidencia, para lo cual le resulta necesario modificar la constitución de su país. El próximo 21 de febrero se hará un ejercicio electoral en el que la gente votará por el Sí a dichas modificaciones o por el No. Los muros en las calles de las ciudades que visitamos (La Paz, El Alto, Oruro, Uyuni, Cochabamba) están tapizadas de propaganda a favor del Sí y del No. Me resultaron ingeniosas aquellas que convertían el NO en EVO.
Propaganda a favor del Sí. Y un chingo de basura tras el Carnaval. Curioso es que se trate de cajas vacías de cerveza Paceña. 

Mucha gente con la que pudimos cruzar palabras reconoce que Morales ha sabido levantar a Bolivia y volverla productiva y próspera. Y resulta curioso que esa misma gente nos dijo que no pensaba apoyar las modificaciones a la constitución porque más tarde corrían el riesgo de que Evo se convirtiera en un dictador. Concuerdo con este pensamiento.

Ambos bandos se han empeñado en hacer campañas exitosas. Lo curioso es que cuando abandonamos aquel país, las encuestas decían que el 40% de los votantes decidirían por el Sí, y otro 40% por el No, mientras el restante 20% estaba indeciso. Las votaciones se van a poner interesantes.

Por cierto, Bolivia tiene Armada.
En fin, el estar allá y concentrarnos en nuestro objetivo, aunado con el hecho de que no hubo manera de conectarme regularmente a la web a través de mi móvil (las tarifas de Iusacell para el roaming en Sudamérica son peor que una mentada de madre, y no tengo un celular desbloqueado para meterle SIM boliviano...) hizo que para mí la visita del Papa a México fuera una noticia y no un hecho (parafraseando a Mario Benedetti), por poner un ejemplo.

En fin, ya estoy de vuelta y espero poder escribir algunas cosas para mi blog. Y sí, tendré que hacer unos cuantos posts sobre Bolivia. Ah, y siendo que hoy es jueves, al rato en la noche haré una transmisión del Todo Sereno, mismo que, a falta de WiFi, no hubo modo de realizar en tierras bolivianas.

2 comentarios:

  1. Pues diste un buen paseo, lo cual es lo importante. Otros aires. Lo de la turbulenta atmósfera política creo está en muchas partes de latinoamérica. Ojalá el resultado para los bolivianos sea el que les beneficie más. ¿Y la escena nocturna, qué tal allá?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La neta sí estuvo chido el paseo. El conocer otras costumbres y otros sabores es divertido.

      En cuanto a la vida nocturna, no la capté muy bien. Mientras estuvimos en Oruro todo giraba en torno al carnaval, y eso incluía la trasnochada.

      En Cochabamba no prestamos atención pues queríamos salir evitando el bloqueo que sitió a la ciudad.

      En Uyuni... bueno, Uyuni es un pueblito chiquitito y de vida nocturna carece horriblemente, solo tiene una calle donde hay unos cuantos bares y restaurantes. pero los estaban cerrando como a eso de las 10 pm.

      La Paz es otro pedo. Como es el centro político-social-económico de Bolivia tiene muchas opciones para parrandear de noche. Hay discotecas en varias zonas, sobre todo cerca de la UMSA (Universidad Mayor de San Andrés). Y tienen el Teatro al Aire Libre, donde arman conciertos multitudinarios. Dicen que se pone bueno. Nos tocó pasar por sus afueras cuando se presentó un tal Maluma y estaba abarrotado.

      Eliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.