sábado, 27 de febrero de 2010

Quisiera (una rola rap)

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Este texto lo escribí para hacer un rap, aunque nunca se me ocurrió un buen coro, se los dejo para que lo escuchen y opinen :D.

La letra, la mezcla, la voz y los coros son míos. El sampleo lo saqué de En toda la extensión de la palabra amor, de Jaime López, Emilia Almazán y Roberto González. A ver si les gusta.



Quisiera que en mis textos sólo hubieran cosas lindas, cantarle a la vida, al amor, a la poesía. Quisiera quedarme ciego y no ver tanta injusticia, olvidar el dolor y borrar la malicia. Pero seamos sinceros y seamos realistas: no podemos olvidar el lado malo de la vida. Esta vida es bella, pero también es cruel y su lado oscuro no podemos dejar de ver.

Hace poco me dijeron que mis textos son muy tristes, que después de leerlos cuesta trabajo reírse, pero no era mi intención contarles un chiste era otra cosa lo yo quería decirles. Que este mundo está lleno de mentes retorcidas, de gente que sólo quiere acumular la billetiza, dinero y más dinero es todo lo que desean y para conseguirlo pisotearán a cualquiera: harán guerras y privatizarán la tierra, será difícil escondernos, hallar una buena trinchera. Sacrificarán la vida en el nombre del progreso, líderes nefastos matarán a su propio pueblo. Y no importa que haya muertos ni desaparecidos si esto hace que el país sea un lugar tranquilo, la paz de los sepulcros la preferirán en Tlatelolco, en Atenco, en Oaxaca, en Acteal.

Quisiera que hubiera cambios en las maquilas, que las mujeres de Ciudad Juárez reciban justicia. Algún día llegará en que no haya desaparecidas y que todas las muchachas se reúnan con su familia. Quisiera ver a mi pueblo lleno de conciencia gritándole al gobierno, escupiéndole su bajeza, demostrando que la banda puede hacer las cosas, que no son necesarios lo políticos ni sus transas.

Me gustaría que al caminar por esta gran ciudad el hambre y la miseria no tuvieran un lugar, que la pobreza de mi pueblo sea sólo un recuerdo de un pasado que ya ha sido superado por el tiempo. Me gustaría que nunca más sea derramada sangre por conseguir petróleo para poder ser más grande, que nunca se repitan las terribles masacres en contra de civiles por manos militares.

Quisiera que la fuerza del macho contra la mujer de todos los lugares la podamos desaparecer, que nunca las mujeres sean objeto de menosprecio: una sociedad equitativa, ese es el reto. Quisiera que estas palabras estuvieran llenas de magia, que al pronunciarlas fueran así como el abracadabra, que todo lo que deseo se vaya convirtiendo en realidad, que con sólo pedirlo se logre la paz mundial.

Quisiera que los ejércitos desaparecieran, que se acaben las armas, que se acaben ya las guerras, borrar la explotación del hombre por el hombre, que exista la igualdad en todo el orbe. Quisiera poder pintarte un mundo de colores y lo malo del planeta cambiarlo por bellas flores, quisiera que por donde vayas no encuentres tristeza, que del cielo, mar y tierra, admires su belleza. Pero estaría mintiendo si escribiera que la vida es un bombón,si dijera que todos los problemas siempre tienen solución, si yo te asegurara que mañana habrá una revolución para cambiarlo todo y crear un mundo mejor.

Tú y yo sabemos que está muy rudo que eso pase, que está difícil que la libertad algún día se alcance, pero no hay que perder la esperanza, no hay que desecharla, quizá esa utopía algún día podamos alcanzarla. Dice Eduardo Galeano que las utopías sí nos sirven para tener un horizonte, algo que nos guíe, algo así como una meta, un lugar a dónde ir, que nos ayude a caminar, que nos ayude a seguir. A seguir hacia delante, por un social camino, tal vez en algún tiempo alcancemos nuestro destino: un mundo más humano, más equitativo, un lugar para vivir, para gozar y para divertirnos.

Nota: Seguramente notarán ciertas pequeñas diferencias entre el texto y la rola, y es que el texto es la "versión final", mientras que la rola es un preliminar porque no he tenido el tiempo de grabar la versión definitiva.
Leer más »

jueves, 25 de febrero de 2010

Cosas que puedes hacer mientras cagas

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Ya saben ustedes que a mí me caga hablar mientras cago. Y en todas sus modalidades, ¡qué incomodidad es hablar por el celular mientras el bajo vientre se contrae para expulsar las inmundicias humanas! Pero bueno, este post lo escribo para platicarles de las cosas que sí me gusta hacer mientras cago. Porque cagar es una actividad poco productiva, sólo estás ahí sentado esperando a que la mierda salga. Y tu mente divaga, divaga... Así que para aprovechar esos 2 o 5 minutos en el trono les propongo cosas sencillitas, pero bien carismáticas.

I. Leer.

Leer cualquier cosa. Estando sentado y sin mayor preocupación es el momento ideal para sacar el periódico y actualizarse, ponerse al día. O sacar El Libro Vaquero o El monje que vendió su Ferrari y, ya que estás en eso de tirar mierda, pues leer algo de mierda. O leerse un buen libro. Y esto lo digo en serio, porque así todo modosito, seriecito y bien portado como soy, he leído dos que tres buenos libros en esos ratos de ocio. Buena parte de La Reina del Sur, de Pérez-Reverte lo leí en los excusados de la facultad. Incluso para distraer a mi mente y no poner toda mi atención en los gases tóxicos, he leído algunas veces poesía.

II. Fumar.

También me gusta fumar mientras cago. Es un extraño, sucio y poco popular placer. Y no en todos los baños lo puedes llevar a cabo. Pero es bastante bueno, ya que prefiero el humo del cigarro al aroma de los citados gases tóxicos que a veces emanan del orto. Además, como dice la popular sentencia, fumar afloja el mastique. Así que, si estás estreñido, fumar mientras cagas es la opción ideal para que la caca salga sin necesidad de tragarte miles de jarabes y pastillas. Y sin tanto pujido.

III. Escribir.

Puedes escribir mientras estás en el excusado. Y aquí hay mucha variedad, desde los clásicos textos escritos con pésima ortografía que rezan cosas como
si pujas y pujas y no puedes cagar
no te agas pendejo y bete ha travajar
O esos también ya clásicos anuncios que ponen supuestos gays ofreciendo momentos de placer. Pero esas son cosas banales, mejor puedes hacer literatura. Así, sentadito o sentadita, con el lápiz (el que se usa para escribir) en la mano y el cuaderno en las piernas, o incluso tu laptop, te pones a divagar y lo que divagues lo escribes y ya. Aunque eso de escribir mientras cagas puede hacer que el texto final sea considerado literatura de mierda y luego coloquen tus obras junto a las de Carlos Cuauhtémoc Sánchez. En fin, lo dejo a tu criterio.

IV. Dibujar.

Otra opción es dibujar. Muchos son los que demuestran en las paredes de los baños públicos sus enormes dotes como artistas gráficos especializados en la genitalidad de ambos sexos. ¿A poco no suelen los baños estar repletos de penes, vaginas, senos y testículos? Por lo menos los baños de los niños (varones, pues) sí suelen estar así. Así que, si quieres dejar tu huella artística en este mundo, qué mejor que en un baño público, porque si lo haces en el de casa serías algo más que un supremo idiota.

V. Jugar.

Algo que a veces hago mientras tiro la basura es jugar. No piensen puercadas, jugar con mi celular. Es decir, con lo juegos como el Buscaminas, el Metal Slug Mobile (o como se escriba) y esas cosas jocosas que se instalan en los móviles. Es entretenido, retas a tu cerebro mientras tu cuerpo se purifica. Superas tus propios récords. Es genial.

VI. Cortarte las uñas.

Puedes cortarte las uñas. Sí, ya sé que esto es muy raro, pero el otro día, escuché el sonido de un cortaúñas proveniente del retrete de al lado. Yo creo que es algo productivo y hasta desestresante.

VII. Escuchar música.

Habíaseme olvidado esta opción. Y es muy bueno oír música mientras la caca sale. Hay veces que uno anda medio estresado y no puede defecar como se debe, así que un poco de musiquita puede ayudar a relajar, a que el excremento fluya naturalmente y sin inconvenientes. Llévate tus audífonos al baño o pon tus bocinas a todo volumen.

Y ya no se me ocurre nada más, pero creo que con estas cosas puedes hacer algo más que sólo cagar cuando de eso se trata. En fin, hazlo si quieres. Y si se te ocurre otra cosa para hacer en el retrete, me avisas en los comentarios, ¿va?

P. D. Sí, lo sé, es una asquerosidad este post. Y sé que a alguno le dará guácala leerlo y dos que tres hasta me van a maldecir, pero por uno que piense que ha sido útil, sólo por uno, vale la pena publicar tantas marranadas. Además ni está tan puerco.
Leer más »

miércoles, 24 de febrero de 2010

Sólo la buena comida hace que me chupe los dedos

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Audio:
Lectura en voz alta de Zachary Jones:

Tuve una novia del sur. No del sur del deefe, yo soy del sur del deefe y tener una novia de este sur no tendría nada de sorprendente. Era del sur de América. Nunca supe si era argentina o uruguaya ya que la única vez que me atreví a preguntárselo, ella me respondió "¿qué más da? Argentinos y uruguayos son la misma mierda". Eso es algo que aún no he comprobado... ni refutado. Pero bueno, el caso no es ofender a mis hermanos sudamericanos ni mucho menos. El caso es que hace un rato me acordé de ella.

Se llamaba Aurora y era mi compañera en una clase de guitarra clásica que tomábamos en la Casa de la Cultura de Tlalpan. Me encantaba oírla hablar, ese acento tan peculiar, tan cantadito. A veces le pedía que me contara cualquier cosa con tal de escucharla. Era entonces que me decía: "¿pero vos estás loco?". Y yo sólo sonreía.

Pero no me acordé de ella por su voz o por sus lindos ojos azules casi grises. Me acordé de ella porque me fui a comer un pambazo. Un pambazo, por si no los conocen, es un pan blanco, bolillo o telera, enchilado y frito por fuera, se le mete papa con chorizo, algo de crema, queso y salsa y listo. A chuparse los dedos. Y sí, cuando uno se come un pambazo se tiene que chupar los dedos o acabarse el paquete de servilletas. Porque al estar enchilado y frito por fuera el pan, la única forma de comerlo sin batirse los dedos es usando cubiertos. Y eso es mal visto. Este tipo de comida se toma directamente con las manos.

¿Que qué tiene esto qué ver con Aurora? Bueno, pues ella no conocía los pambazos cuando vino a México. En alguna ocasión fuimos a las fiestas patronales de San Agustín de las Cuevas y ahí le invité uno. Por lo regular no salíamos a comer: solíamos ir al cine, al teatro o a algún concierto, así que no conocía sus hábitos alimenticios. El caso es que yo pedí una gordita de chicharrón y luego un pambazo. Ella, al no conocer este tipo de alimento, no sabía qué pedir y yo la asesoraba. Pidió un sope sencillo, para empezar. Cuando vio mi pambazo se le antojó y pidió uno igual.

Recuerdo que en una conversación previa yo le había dicho que, para mí, si la comida no me hace chuparme los dedos, no es digna de recordarse, mencionarse y mucho menos repetirse. Ella me miró con ojos de inquisidora. Luego me dijo que no, que la comida es un arte, no es nada más tragar para seguir vivo, hay que disfrutarla y hacerlo con estilo, que no podía andar por la vida comiendo como salvaje, que los modales tienen que seguirse y bla, bla, bla. Yo concordé con ella en aquello de que la comida es un arte, pero diferí enormemente con eso de los modales. En fin, que nuestras diferencias las arreglamos con un abrazo, un beso y el reconocimiento de que en lo diverso también radica la belleza.

Pero volviendo a la feria de San Agustín, recuerdo que ella no podía imaginar cómo me comería aquella cosa rojiza rellena de papas. Con las manos, le dije, y procedí a comerme mi pambazo. Cada vez que lo dejaba reposando en el plato yo procedía a chuparme los dedos. "Sólo la buena comida hace que me chupe los dedos", dije sonriendo. Aurora me miraba sorprendidísima sin atreverse a tocar su pambazo. Yo ya llevaba la mitad del mío.

No sé qué habrá pasado por su cabeza en ese momento, pero tomó el pambazo con ambas manos, como yo lo hacía y comenzó a devorarlo. Cuando, después de morderlo lo dejó en el plato, vi, casi como si fuera en cámara lenta, cómo llevaba sus delgados dedos blancos hacia su boca y, en un movimiento tan natural como sensual, retiró los restos de pambazo con sus delicados labios. Mismos que, una vez terminada la operación de limpieza, acertaron a decirme, entre sonrisas y con una dulcísima voz, que "sólo la buena comida me hace chupar los dedos".

Leer más »

lunes, 22 de febrero de 2010

Pantallazo azul de la muerte

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Justo cuando estás a punto de oprimir el botón "guardar" tras una noche entera trabajando en ese ensayo. Justo cuando los efectos de audio que estás aplicando a tu producción están sonando agradables. Justo cuando está a punto de completarse la descarga del último capítulo de Dr. House. Justo cuando tu PC es lo más importante. Justo en ese momento aparece la Pantalla azul de la muerte. (Gritos de terror del respetable).

A ustedes, amigos lectores y seguramente usuarios del mal afamado sistema operativo Windows (digo esto teniendo en cuenta que, según Analitycs el 94.66% de las visitas a este blog usa Windows, frente al 4.06 de Macintosh y el 0.64 de Linux), en cualquiera de sus versiones desde la 3.1, ¿no les ha aparecido en alguna ocasión la maldita pantalla azul? A los (pocos) afortunados a quienes no les haya pasado eso, chequen este artículo para que se ilustren sobre las malévolas ojeteces del señor Guillermo Puertas.

El caso es ese señoras y señores. Que acá en mi trabajo, dependencia federal, tenemos como sistema operativo Widows XP Profesional. Un asco verdaderamente. Y no entiendo por qué tenemos este SO. Se derrochan cantidades exorbitantes de dinero en pagar las licencias del software. Bueno, básicamente sí sé por qué, porque como Windows es el sistema "nativo" de casi todo mundo, no es necesario capacitar al personal para que usen otro diferente, pero eso es tema para otro post.

El caso es que de un tiempo a la fecha, a mis compañeros y a mí nos ha venido pasando esta desgracia constantemente. De una o dos veces por semana. Sospecharía de que yo le hice algo malo a la computadora que me fue asignada, si no fuera porque también a mi alrededor está sucediendo esto. Así que la verdad no sé a qué se deba. Y gracias a estas desgracias widowsescas he perdido cantidades horribles de información, de trabajo.

Ni modo, a ver si los webmasters de acá se ponen las pilas y nos instalan un SO más seguro.

Ah, aclaro, aquello de "los efectos de audio", es porque en casa también me ha pasado. Sí, sí, ya sé que en casa yo puedo decidir qué SO instalar. El pedo es que los programas que uso para edición de audio no corren en otra cosa que no sea Windows, y no he tenido tiempo para buscar aplicaciones similares que corran en sistemas basados en Linux, que es el SO que quiero usar. Si alguno de ustedes conoce alternativas linuxeras a Audition 3.0, Acid Pro 4.0 y Sibelius 1.4 (básicamente), que me avise po' favo'.

Leer más »

Estúpidas Letras 4

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam


Hace ya tiempo que no les pongo nada de Estúpidas Letras, y bueno, este es el regreso.

La imagen la tomé de la carta-mantel de un restaurante en la Del Valle que se llama El Hostal de los Quesos. Restaurante que sirve excelente comida, pero que no tiene ni la más remota idea de las reglas ortográficas. En la foto, el detalle de dicha carta promocionando el platillo que llaman "Panplona". Yo creo que los pamploneses deben sentirse un poco ofendidos.
Leer más »

¡Peatones al poder!

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

(Je-je, sí, está mamón el título de este post, pero bueno, pasemos a lo serio.)

Acá donde trabajo hay una callecita que conecta dos avenidas importantes, de hecho, dos Ejes Viales. Y esa callecita, por las mañanas y en hora pico, se convierte en un verdadero cuello de botella. Tiene dos carriles nada más, pero uno sirve de estacionamiento. Así que sólo le queda uno para recibir el tráfico de una avenida de 5 carriles. Es una cosa verdaderamente horrorosa.

Y más horroroso y tortuoso es intentar cruzar dicha callecita para llegar al edificio donde laboro. No saben la de broncas que sufren los más asustadizos al intentar cruzar, ya que los conductores nunca ceden el paso. ¿Y quién lo hace en esta ciudad?

El caso es que he visto gente que espera hasta diez minutos para poder cruzar esa callecita. Y todo porque los conductores que quieren entrar a esa callecita se abalanzan sobre cualquier mínimo espacio para asegurarse su lugar en la fila. Esto hace que entre coche y coche haya por lo regular un espacio de 5 centímetros.

Y por ahí no se pude caminar. Así que los desesperados caminantes detenidos tienen que rodear a los más rezagados autos para poder atravesar esa pequeña callecita y así poder llegar a su lugar de trabajo. O a donde sea que se dirijan.

Ahora bien, la velocidad a la que se mueven estos autos no suele ser mayor a 2 km por hora. Es un verdadero embotellamiento.

Cuando yo paso por esa callecita no me detengo. Cruzo sin hacer alto en la banqueta, porque si me detengo a esperar a que me cedan el paso, nomás nunca pasa eso. Así que, con firmeza en la decisión y sin prisa en mis pasos, cruzo nomás. Por lo regular los cinco o seis o más que están ahí esperando para atravesar me siguen en mi pausado trayecto y así logran cruzar el camino.

Y este es sólo un ejemplo, casos como el de esta callecita son cientos. Y la gente siempre actúa de igual modo. Pasiva, temerosa. Y lo ideal sería un verdadero empoderamiento de las calles por parte de los peatones, que las calles vuelvan a pertenecer a los caminantes y no a los monstruos de metal llamados automóviles. Que se aparcan donde sea, obstruyendo el paso a peatones y discapacitados por igual. Que incluso se suben a las banquetas para su comodidad y nuestro enfado. Y es que en esta ciudad la educación cívica no es el pan nuestro de cada día.

Leer más »

jueves, 18 de febrero de 2010

Taxi vocho amarillo con blanco

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Ya era tarde y si no tomaba un taxi era casi seguro que no alcanzaría a checar mi tarjeta de entrada. Así que me dispuse a ser lo más aperrado para no dejar que me ganaran el taxi, en caso de que alguno pasara vacío a esas horas.

La lluvia entorpecía mi vista, esto de utilizar lentes de armazón a veces es incómodo. Pasaron unos cinco o diez minutos y ningún taxi vacío. La desesperación y el estrés iban en aumento. A lo lejos alcancé a ver cómo daba la vuelta un vocho amarillo con blanco, con el "gorrito" que decía "TAXI". Mi reacción inmediata fue pensar "no mames, ¿a poco esas madres todavía existen?".

¿Ustedes se acuerdan? Hace muchos, pero muchos años circulaban vochos amarillo con blanco como taxis, luego entraron lo "taxis ecológicos" (según), vochos verdes con blanco. Después empezaron a entrar en uso los Tsurus blancos con una franja naranja que a veces era roja. Y actualmente circulan con una combinación rara de beige casi dorado con rojo como de ladrillo y unos dibujitos como de alas a los costados. El caso es que se supone que los vochos amarillos con blanco ya se habían extinguido. Pero no gente, aún hay ejemplares circulando por las calles de la ciudad.

El caso es que el citado vocho amarillo con blanco venía desocupado y, más por nostalgia que por gusto o prisa, decidí hacerle la parada, a ver si me podía subir. Y sí, se paró y el chofer me abrió la puerta. Me subí indicando mi destino. Lo primero que vi fue que la matrícula del taxi estaba más que desactualizada. Luego, los pinches resortes del asiento amenazaban con vulnerar mi virilidad y la integridad de mis posaderas.

El chofer, un señor como de sesenta años, moreno y con cabello blanco, le mentaba su madre a todos y todas por igual, fueran cafres o buenos conductores. Neta que hasta como que me dio miedo. Hace bastante tiempo que no escucho a alguien (incluyéndome) blasfemar tantas veces por minuto. Y después de cinco minutos de viaje, como que hasta me comenzó a dar risa que por todo se enojaba. "Pinche Ebrard que no pavimenta las calles", "órale pinche vieja, fíjese por dónde va", "ya ni la friegan con tanto puto semáforo"… y demás flores del lenguaje.

La incomodidad del asiento fue verdaderamente insoportable cuando, por querer llegar en chinga al destino, se pasó de largo por un enorme bache. Pero lo que verdaderamente me hizo agradecer la escasez de esta especie de taxi (y sus especie correspondiente de taxista) semi-extinta fue el momento en que el conductor detuvo su unidad, ya en mi destino. Lo hizo tan de golpe que prácticamente salí disparado hacia el parabrisas del vocho amarillo con blanco. No supe si mentarle la madre o ponerme feliz por salir de su auto. Espero no volver a ver ese vocho.

Ah, y sí llegué a tiempo a mi trabajo.

Leer más »

martes, 16 de febrero de 2010

Sexo explicado a niños

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

    
     
    
    
  

Algo de pedagogía sexual, o ¿sexología pedagógica? En fin, como sea.
Gracias Brenda, por compartir las ilustraciones.
Leer más »

Mis amig@s

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Si, como dicen que dijo Aristóteles, el humano es un ser social por naturaleza y el insocial es una bestia o un dios, entonces quiero deducir que soy un dios :D. Jejeje, no, ya en serio. Lo que quiero decir es que Aristóteles estaba en lo cierto. Y es que no se puede vivir sin ser parte de una sociedad, de un grupo de amigos. Yo, por ejemplo, a pesar de ser un poco antisocial y de tener esa "mala" costumbre de ahuyentar a posibles nuevos amigos, no me siento completo cuando paso mucho tiempo sin ver, sin cotorrear con mis amigos.

Amigos, lo que se dice amigos, tengo pocos. No soy, ni nunca he sido, el tipo social de las películas gabachas. Soy más bien un poco selectivo. Mamón, dicen unos. Especial, dicen otras. El caso es que son pocos, pero de poca madre mis amigos. Por esos y esas amigas es que me siento completo. Y me siento afortunado por tenerles cerca, aunque haya quienes estén a cientos de kilómetros de distancia, o haya los que veo dos veces por año. Por esas y esos amigos me he metido en broncas (de las que no me quejo ni me arrepiento) porque ell@s lo han hecho por mí. Y aunque no lo hicieran. Porque a diferencia de la familia, a los amigos los elijo yo. [No es una queja contra la familia, sino un reconocimiento a los amigos.] Así como dijo un cantante callejero una vez que subió al micro a rifarse con unos reggaes de su autoría "que estén bien con su familia, la de sangre y la que es por decisión", o algo así.

En fin, que sólo quise escribir esto para agradecerles a mis amig@s por el solo hecho de serlo.

Leer más »

Positivo

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Una vez más he recibido quejas de uno de mis (dos) habituales lectores en el sentido de que mi blog es el lugar donde vengo a escupir todas mis quejas contra la vida. Dicen que soy enojón, pesimista y que nunca pongo nada positivo en este blog. Pues bien, atendiendo a la sana crítica, he decidido hacer este post tan positivo como pueda. Para eso utilizaré unas imágenes de apoyo:

  1. Primera imagen, un bonito pulgar hacia arriba, no hay nada más positivo que un pulgar hacia arriba.
  2. En física, y más cotidianamente en las pilas AA, la polaridad se especifica usando el signo de más y el de menos... más es positivo (menos lo puse opaco porque no somos negativos).
  3. ¿Hay algo más positivo (muscicalente hablando) que el reggae?
  4. Y... bueno, así tanto como positivo, pues es más bien positivista... Augusto Comte.
Y ya no pongo nada más, porque ya son suficientes pendejadas para un solo post.
Leer más »

viernes, 12 de febrero de 2010

Google Street View se lanza a las pistas de esquí en Vacouver

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

A mí me encantan los mapas, casi todos los que me conocen personalmente lo saben. De hecho Chabela se burla de que a cualquier lugar nuevo al que voy, llevo un mapa sacado de la Guía Roji o de Google Maps. Luego entonces me pareció bueno el servicio de Street View, así ya tendría un referente visual de mi destino cuando no conociese dicho lugar. Pero bueno, dejando atrás el rollo sobre mi gusto por lo mapas, les cuento que Street View se trepó a las montañas de Vancouver y ahí, no sin antes adaptar sus cámaras para el frío, se pusieron a fotografiar las pistas de esquí. Esta gente parece no tener límites. Y como algo curioso, el monito de Street View, cambia para ser un esquiador.

Acá está la URL para que puedan ver las nieves canadienses:

http://maps.google.com.mx/maps?hl=es&hq=http://maps.google.com/intl/es/help/maps/games10/sv-alpine-skiing-map.kml&q=Whistler+Creekside&ei=va1jS8jMHZGcjAPiz-G-Cg&sll=50.094972,-122.990841&sspn=0.014317,0.032015&ie=UTF8&view=map&geocode=FXxj_AIdB0-r-A&split=0&ved=0CBMQpQY&ll=50.079176,-122.952504&spn=0.008042,0.045447&t=h&z=15&layer=c&cbll=50.079093,-122.952392&panoid=AIYiwpBxNQ7PAtX8H5zVcg&cbp=12,302.61,,0,0.03&utm_campaign=en&utm_medium=et&utm_source=en-et-na-us-gns-svn

Leer más »

jueves, 11 de febrero de 2010

Esténcil, en la calle Xochicatitla, Coyoacán

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Gracias
por poner
en duda
nuestra
realidad.

David Lachapelle
México 2009

Leer más »

Servicio de primera y tarifa de tercera

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Así, con el título de este post era como, durante el año pasado, se manifestaban los microbuseros de la Ciudad de México a favor de un aumento de la tarifa en el transporte colectivo que ellos operan: los microbuses. Y siendo realistas, sí hacía falta ya un ajuste de tarifa, ya que en esta ciudad, el pago mínimo para abordar alguna de estas unidades era de $2.50, cuando en Puebla, por ejemplo, en el mismo año era de $4.00 (mínimo y máximo), en el estado de México de $4.50 llegando hasta $11.00 o más, en Guanajuato era de $5.00 mínimo.

Entonces resulta que los microbuseros defeños comenzaron a exigir un aumento de tarifa. Argumentando que los costos de sus insumos se habían elevado bastante desde el último ajuste de tarifa. Lo cual es cierto, sobre todo en cuanto al costo de los combustibles. Bueno, pues su argumento principal, como ya les dije, era que brindaban (según ello, claro está) un servicio de primera.

¿Y sí es de primera? Ni madres. ¿Cómo va a ser un servicio de primera si se pasan los altos, circulan con las puertas abiertas, hacen paradas donde se les antoja y, en el caso de haberlos, circulan por los carriles interiores de las avenidas? Además de "aventar" su unidad a diestra y siniestra sin importarles quién venga en los carriles laterales, "echar carreritas" en las avenidas y, consecuentemente, frenar de golpe ante la solicitud de bajada por parte de los usuarios. Súmenle también su incesante petición: "nomás recórranse para atrás de favor", cuando atrás ya no cabe ni un lápiz. Aún así lograron su cometido y la tarifa de los microbuses subió en 50 centavos.

¿Que por qué les cuento esto? Pues es que ayer, rumbo a mi casita, me tocó subirme a un microbús conducido por el cafre estereotipo. Y ante tan salvaje manera de manejar, se me ocurrió gritarle "está chido tu servicio de primera" en un tono mucho más que sarcástico. Se hizo el que no escuchó, porque hasta lo grité. Cuando ante un tope no frenó y salimos volando varios de los pasajeros volvía a la carga y le dije "órale animal, no traes carga". Entonces el animal en cuestión me miró con odio jarocho a través de su retrovisor y dijo "si no te gusta bájate". Yo, ya bien encabronado ante tanta patanería le contesté "ni madres, te pagué mi pasaje y aquí no es mi bajada". Ahí fue cuando pensé que ya todo había valido madres y que me iba a dar uno buenos cocolazos. Pero en el preciso momento en que el wey se disponía a responder aún más emputado, que sale al quite el público usuario. Más exactamente una señora como de unos sesenta años. Bien ruda la doña le dijo al microbusero "órale cabrón, maneja y déjate de pendejadas que el chavo tiene razón". Yeah, me sentí bien por la defensa estoica de la doñita. Y ya luego un tipo como de unos treinta añejos le dice al chofer "debería darte vergüenza manejar como manejas, animal". Después varios le empezaron a decir cosas nada sutiles al operador de la unidad, que nada más movía la cabeza de un lado a otro como queriendo responder pero con miedo de hacerlo. Yo me bajé dos cuadras adelante y ya no supe en qué se acabó el asunto.

En fin, que de servicio de primera no tienen nada.

Leer más »

miércoles, 10 de febrero de 2010

Me caga el 14 de febrero

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Y me cagan también las cursilerías que se hacen, se dan y dicen en ese día. Y en general, todas esas fechas creadas por el capitalismo occidental para que la gente despilfarre a lo bestia el poco, poquito dinero que pueda tener. ¿A poco no? Es clásico que el güey que se la rifa todo el mes por un salario de miseria llegue con su nena el 14 de febrero y le regale algo que definitivamente no tenía necesidad de comprar. Que hará que se endeude o, en el mejor de los casos, tenga que irse a pié a su chamba por las próximas dos semanas.
Además, ¿a quién se le ocurrió que sólo un día de 365 es del amor y la amistad? Independientemente de que no comulgo con el amor romántico (tema que está en el tintero para otro post), es ilógico que sólo se dedique un día al amor. Porque quienes aman, no lo hacen un día al año. Ser amoroso debe ser una constante ¿o no?. Y sobre la amistad, me han dicho que es un día para "valorar" a los amigos. Ni madres, yo l@s valoro cuando cotorreo con ell@s, cuando me empedo en su compañía, cuando me hacen paro, cuando yo les hago paro, cuando paran las orejas para escuchar las broncas de mi existencia y viceversa, etc. No necesito un día específico para valorarles.
Así que de una vez que quede claro, odio al día del amor y la amistad.
P. D. Sí, ya sé que aún no es 14, pero es que ya están a la venta corazones de polímero, de chocolate, de lo que sea, para ser regalados en ese día. Así que, gracias a los mercaderes, ya estoy asqueado de esa "celebración".
Leer más »

martes, 9 de febrero de 2010

Fe de erratas

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

No me haré de la vista gorda y aceptaré mis errores. Y es que aunque me la pase quejándome de las faltas de ortografía ajenas, a veces la cago y escribo mal las cosas.

Un ilustrativo y para nada agradable ejemplo de esto es el título de uno de mis recientes posts: Analisando a los dibujos animados. Cierto señoras y señores, escribí "analisando" donde debí haber escrito "analizando"... la cagué bien gacho.

Yo creo que me quedé con la idea de la palabra "análisis" y a partir de ésta fue que estructuré, mal, el verbo del título.

Ni modo, metí la pata. Pero no se preocupen, procuraré que no vuelva a pasar.
Leer más »

Odio la escritura SMS

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam


Eso de escribir todo como si estuvieran ocultándose de algún ejército o alguna entidad súper inteligente no me gusta. Y es que a veces me mandan mensajes a mi celular que realmente no puedo entender. Porque omiten palabras, letras, ideas. Estoy de acuerdo en que hay que ser breve a la hora de mandar un SMS dado el costo de cada uno de estos mensajitos. Pero una cosa es economizar palabras y otra muy diferente desmadrar el idioma. Ah, y cuando se atreven a intentar crear una versión SMS del fronterizo spanglish es una verdadera tortura para mis ojitos leer esos textos.

Algunos de ustedes estarán pensando que era lógico que pasase eso, puesto que anteriormente pasó algo similar con el uso de los telegramas. Y, si a eso le sumas que es desgastante escribir "frío" en un celular (presionar 3 veces para cada letra), pues resulta un poco lógico el surgimiento de la escritura SMS. Pero a ver, ¿qué no existen en los celulares los sistemas como el T9 que predicen las palabras que el usuario escribe?

Ahora bien, eso es en los celulares, y porque se tienen sólo 8 teclas para todo el alfabeto y 8 de los numerales arábigos, más una para los signos y otra para los espacios. Pero, ¿por qué tienen que usar el lenguaje SMS en los mensajes de correo electrónico? El teclado de la computadora tiene una tecla por cada letra, una por cada dos signos y una barra especial para los espacios. Hasta hace que los numerales se repitan. ¿Por qué escribir como si no existieran esas teclas?

Ese lenguaje es lo que más odio de los foros web, de las conversaciones por mensajería instantánea (chats) y (incluso ahí han llegado) de los blogs. ¿Qué pasará por la mente de quien escribe con esos códigos? ¿Pensará que se ve cool o algo así? No lo sé, pero definitivamente eso no se ve nada cool y es uno de los factores que hacen que abandone las páginas web apenas entrando en ellas.

En fin, ¿qué puedo solucionar yo? Lo que puedo hacer es escribir con todas las letras y palabras cada una de las oraciones de estos textos que les comparto.
Leer más »

lunes, 8 de febrero de 2010

Esténcil, en los Viveros de Coyoacán

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

"Libertad inmediata a
Los adherentes a La
Otra Campaña
Chiapas"
Leer más »

viernes, 5 de febrero de 2010

Esténcil, en los Viveros de Coyoacán

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

La injusticia tiene el
nombre de nuestrxs
presxs políticxs
¡Libertad!
LOC
Leer más »

Pinche gobierno de mierda que tenemos los mexicanos

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Y sólo me estoy encabronando por lo más reciente, por el cierre de LyFC y las subsecuentes fallas en el suministro de energía que hemos padecido los habitantes del centro del país. Por ejemplo, el día de ayer pasamos casi 20 horas si energía eléctrica. El servicio de agua se vio suspendido porque no había energía para bombear el vital líquido. Y nos dijeron que este servicio se normalizaría tal vez mañana sábado.

Esto desespera y encabrona porque cuando teníamos a LyFC no pasaban estas cosas. A pesar de las lluvias y los fuertes vientos no pasábamos más de 3 o 6 horas sin energía. Nunca llegábamos a estar sin luz por 10 horas. El servicio del agua nunca se suspendió a falta de energía.

Estas son unas lecciones gratuitas de "Cómo apoderarse del mando del país sin tener la más peregrina idea de qué hacer con él". Ahí están los malos manejos de Carstens en Hacienda. La escalada de impuestos. La supuesta guerra contra el narco que lo único que ha arrojado son violaciones a los derechos humanos de los civiles. Los bebés muertos en la guardería ABC y los culpables impunes, como siempre. Ah, pero eso sí, a los culpables de la fallida operación de nalgas de la Guzmán sí que los agarraron. ¿Valen más sus nalgas que los bebés? Y paro de contar porque me pongo punk y el doc me dijo que me debo estresar.

No, no, no, estos panistas y sus estupideces harán que la gente en realidad se encabrone. Aunque, conociendo la apatía general, lo más cabrón que puede pasar es que vuelvan a votar por el PRI.
Leer más »

jueves, 4 de febrero de 2010

Esténcil, en el Pueblo Xoco

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

"Todos prometen
nadie cumple
vota por nadie"
Leer más »

miércoles, 3 de febrero de 2010

Resumen 05/2010 de 14Blogs

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Aparte de que ya saben que luego no tengo buenas ideas para titular mis posts, deberían saber que he hecho un par de colaboraciones en el blog Actualidades, del Prof. Jones.

Este blog busca ayudar a los angloparlantes estudiantes del idioma español. ¿Cómo? Con noticias actuales, pero en español. La idea está buena. Y el contenido del blog es más que genial.

El caso es que mi post sobre el año viejo fue publicado en Actualidades (véanlo ahí), así como el de las fobias (véanlo en Actualidades). Este último incluso fue tomado en cuenta para hacer el resumen de 14Blogs, una red de blogs a la que pertenece Actualidades. Acá está el video:

http://www.youtube.com/watch?v=8_Y7RD4UbUU#t=02m42s

Yo no pensé que fuera a llamar tanto la atención, sobre todo porque no es un post muy complicado. En fin, les quise pasar el dato.
Leer más »

martes, 2 de febrero de 2010

Mis lectores de fin de año

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Ja ja ja, ya me imagino la escena familiar el 31 de diciembre de 2009:

Mamá: Hijos mío, debemos agradecer a dios nuestro señor por este año que acaba de terminar, por todo lo bueno que nos dio.
Hijo: Tienes razón mami, pero ¿cómo lo hacemos?
Papá: Busquemos una oración de fin de año en Internet.
Hija: ¡Sí! Yupi, usaremos Internet.

Entonces le ponen "oración de fin de año" en Google y, y... y el fiasco que se llevan al leer la oración de fin de año publicada en este humilde blog. Y vaya que se lo llevaron porque si bien es cierto que ese día entraron muchos más que de costumbre al blog y en específico a ese post, también es bien cierto que el porcentaje de rebote se disparó de a madres. Así de:

Papá: ¿Pero qué mierda es esta?
Hija: Papi, dijiste una mala palabra.
Mamá: Sí hija, la dijo, pero en esta ocasión no está mal.
Hijo: ¡¡¡Hijos de puta!!!

Je je je, ya los imagino. Ingenuos. ¡Qué graciosos!

Ah, y lo publico hasta hoy porque me había dado la hueva, ¿y qué?

Leer más »

Analisando a los dibujos animados

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

¿Alguna vez se han preguntado por qué hay tanta gente jodida hoy en día? Pues una de las posibles respuestas sería sin lugar a dudas la tutela de la caja idiota. Es decir que, como dice el Alex Lora, "la caja idiota es nuestra universidad". Pero bueno, no se queden con mi punto de vista, chequen el análisis que ha hecho la gente del blog La hora del break a los personajes de caricaturas clásicas. Les dejo un ejemplo para que vayan viendo más claramente de qué les estoy hablando:

EL INCREÍBLE HULK:

Doctor en medicina y en química y sabe Dios en que más, que cuando se calienta se vuelve incontrolable y lo rompe todo.

Adicionalmente, los químicos que ha cosumido lo ponen verde, motivando el consumismo de prendas de vestir, ya que cada vez que se transforma hace pedazos la que lleva puesta.

Resultado: Doble personalidad, drogadicto, psicópata agresivo y esquizofrénico.
De eso precisamente estaba hablando. Si quieren leer más, acá está el link: http://www.lahoradelbreak.com/2010/02/el-perfil-psicologico-de-los-dibujos-animados.html


Fe de erratas: http://kazbam.blogspot.com/2010/02/fe-de-erratas.html
Leer más »

Sobre el fest de Tripas y Moronga

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Elviernes pasado me lancé al maratón de cine en el eSpacioAbierto, ese que le nombraron Festival de Tripas y Moronga: Una década de horror y gore en solo dos noches. No fui las dos noches, sólo la primera. Hace un ratísimo que no iba a este tipo de cosas y de verdad que ya hacía falta desvelarme viendo buen cine. ¿Buen cine? Bueno, sí, hubo buen cine, pero también proyectaron una que otra cinta que sinceramente no fueron de mi agrado. Les digo cuáles me tocó mirar:

Eden Lake me agradó bastante, buena trama, buenas actuaciones, buena fotografía, la historia no dejó despegar los ojos de la pantalla.

Dead Snow me hizo reír un poco, como casi todas las de zombies, pero le faltó algo, no sé, una mejor historia, no abusar tanto de la violencia como medio para producir risas, no sé.

Martys me pareció una pérdida de tiempo, con una historia vacía de contenido, violencia gratuita. Es cierto que tuvo dos que tres escenas gore bastante buenas (como esa de desollar viva a la mártir), pero dos escenas no hacen una película. Ah, y el final me pareció la salida más fácil para el director, que no es lo mismo que la mejor.

La habitación del niño fue sin duda lo mejor de la noche, la historia es genial, te atrapa a la pantalla, las actuaciones son geniales. Eso de crear sensaciones de terror, de angustia, sin una súper producción en los efectos especiales es algo que sólo se puede lograr con un buen guión, una buena dirección y mucho talento de los actores. Esta cinta sí que lo logra.

Vertige me gustó más o menos, ni mucho ni poco. Tiene sus buenos momentos, su buena fotografía, pero la historia no acabó de gustarme.

Y bueno, Trick 'r Treat es como para pasar el rato, tiene buenos efectos, historias más o menos buenas, pero no geniales.

En fin, que de todas esas que vimos, me quedo con Eden Lake y La habitación del niño.

Algo que no puedo dejar de comentar y que creo que no sólo a mí me molestó sino a varios más, es el hecho de que mientras veíamos Martyrs se escuchaba el audio de otra película, a decir por el idioma del audio suponemos que se trataba de Vertige y que la estaban probando en cabina o donde sea. Sólo que ese audio en algunas ocasiones aplastaba el sonido de la película que se proyectaba en ese momento. Algo bastante desagradable y de mal gusto. Fuera de eso, el lugar es bastante agradable y la organización estuvo muy buena. Estaré esperando un nuevo festival.

Leer más »