martes, 31 de agosto de 2010

Préstamos de voz: Anfiteatro

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Banda, tengo el placer de compartirles esta magnífica grabación de mi amigo Anfiteatro. Se trata nada más y nada menos que de la lectura en voz alta de Los monstruos de mi ciudad.

Pero bueno, sin más choro, les dejo el audio:



Por cierto, quiero comentarles que Anfiteatro se rifa haciendo rolas. Ya ha hecho algunos trabajos para cortometrajes, arreglos musicales para teatro y en general todo lo que tenga algo qué ver con la música. Si quieren contratarlo, escriban en la sección de Contacto para pasarles sus datos.
Leer más »

lunes, 9 de agosto de 2010

Se murió mi compu

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Gente, con todo el dolor de mi corazón, y de mi cartera, les comento que mi compu está muerta, o en coma por lo menos. Y no sé pa' cuando pueda estar mejor, así que ciertas cosas del blog se quedarán para después, como etiquetar las entradas o responder los comentarios en estas y en el chat-ito de la comluna a su derecha. Pero sí seguiré posteando gracias a Mail to blogger. Eso era todo. Saludos.
Leer más »

jueves, 5 de agosto de 2010

"Fumas como chacuaco", pero ¿qué es un chacuaco?

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Un día entré a estudiar a la Facultad. Quise ser Latinoamericanista, pero eso no era lo mío. Lo que sí era lo mío era andar con un vaso o taza llena de café en una mano y un buen tabaco en la otra. Bebiendo y fumando, bebiendo y fumando. No era yo el único en la facultad con esa extraña afición.

Casi al mismo tiempo comencé a hacer teatro amateur con los compas de Tetrearte. Y, sin exagerar, fumábamos entre cuatro y cinco cajetillas de cigarros en dos horas de ensayo entre seis u ocho teatreros. Sí, yo también participaba de esa afición por el humo "maloliente".

Antes de estas dos situaciones, la Facultad y el Teatro, prácticamente no fumaba o sólo consumía uno o dos cigarros a la semana, a la semana.

Y todo esto ¿a qué viene?, se preguntarán amig@s lectoræs. Pues bueno, cuando me volví fumador no faltó quien me dijera que "parecía chacuaco", o que "fumaba como chacuaco". Yo realmente no les di importancia, pero ayer me acordé de eso porque luego de tres años lejos del tabaco he vuelto a "sus brazos". Y me han vuelto a decir que "fumo como chacuaco".

Y he aquí lo que resultó de la sana curiosidad por conocer qué es un chacuaco. Le pregunté primero a quien comparó mi manera de fumar con la del chacuaco:

-¿Qué es un chacuaco?- le dije.
-No sé güey, pero fumas como uno- me dijo.

Le pregunté a mi madre ya que a veces ella me explica ciertas palabras antiguas y resultó que no la conocía. Tampoco mi papá me supo dar una respuesta.

Ante tal panorama me decidí a preguntarle a la RAE. Y dice que un chacuaco es una chimenea, un conducto para que salga el humo. ¡Oh!, me dije a mí mismo. Ya luego anduve buscando en la red y pude ilustrarme un poco más.

Resulta que hay chacuacos (chimeneas) en ingenios azucareros, y por ahí sale el humo cuando están haciendo el piloncillo y otros procesos industriales que sufre el azúcar. La foto de este post es un ejemplo de esos chacuacos y, por cierto, la tomé de La Flor de Parácuaro.

Así pues, resulta que decir "fumas como chacuaco" es equivalente a "fumas como chimenea".

Muy bien, cada día aprendo algo nuevo XD.

P.D. del 23/05/2016: Por si gustan, hice este post en video.

Leer más »

Estúpidas Letras 5

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam


Cierto es que ya no les había puesto nada de errores (horrores) ortográficos, pero es que me quedé sin cámara, ni modo.

Ah, pero les traigo este bonito escaneo. Es un folleto que entregan en una prestigiosa escuela pública de nivel superior.

Ni los académicos se salvan.
Leer más »

Mis tenis verdes

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Sí, sí, ya sé que no es de suma importancia el tipo de calzado que use ni nada de eso, pero ¿y qué?, aún así quiero presumirles que me compré unos bonitos y psicodélicos tenis verdes.

Sí, son esos de la foto y los que están adentro son mis pies.

¿A poco no están chidos?

Y bueno ya, eso era todo, nomás quería andar de presumido un rato.

Saludos.

Leer más »

martes, 3 de agosto de 2010

¿Cine que rockea?

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam


Les platicaré, amig@s lectoræs, sobre el más reciente evento del Noctambulante, al que llamaron Cine que rockea. Y la neta no tengo ni la más pendeja idea de por qué lo llamaron así. Como que ese título quedaría más para un maratón de rockumentales o de cine musical rockero. El caso eso que en esta ocasión se llevó a cabo en el Centro Cultural La Pirámide.

He de confesarles que nunca había ido a ese lugar y me gustó bastante tanto la arquitectura como la decoración. Estuvo chida la idea de utilizar el espacio al máximo con tres áreas de proyección. Esta fue la programación:

ÁREA 1 ÁREA 2 ÁREA 3
20:00
Moon
20:30
Bronson
21:00
H. P Lovecraft Dagon
21:50
Jabberwocky
22:10
Wasted Away
22:50
Pusher 2: With blood
in my hands
23:40
La Horda
24:00
Bitch Slap
00:20
Fanboys
01:30
The District!
02:00
End of the line
04:00
Metropia
03:10
Harpoon: Reykjavik
Whale Watching
03:50
JCVD
05:50
The Haunted World
of El Superbeasto
04:50
Attack of the
killer tomatoes

Mis compas y yo estuvimos casi exclusivamente en el Área 2: vimos Bronson, Wasted Away, La Horda, End of the line y JCVD.


Bronson, es una cinta que narra la vida de Michael Gordon Peterson, el prisionero más violento del Reino Unido. Me gustó: buena narrativa, buena fotografía, la música un poco extraña para mis oídos pero sonaba re bien en la película. Y la actuación de Tom Hardy más que genial.


Wasted Away. Así le pusieron en los carteles, pero se llama Wasting Away. Es de unos zombies que no saben que son zombies. Me pareció divertida a ratos. Tiene una buena historia, pero no me gustó cómo la trataron. La mitad de la cinta podría ser tirada a la basura sin ningún problema.


La Horda. Esto de los zombies me agrada, y me agrada más cuando no son los clásicos imbéciles que no pueden ni siquiera caminar decentemente. Este elemento, los zombies rudos, es genial en la cita. Aunque el filme me gustó un buen, tiene dos que tres cosas que están de sobra. Como bien comentaban mis compas, cierta escena de heroísmo innecesario le partió la madre a la película.


End of the line. Aquí un comentario: el encargado de hacer la presentación de la cinta ante la audiencia, nos comentó que ésta era del mismo director de Martyrs, o sea de Pascal Laugier. En el momento no recordé ese nombre, tampoco mis amigos lo hicieron, así que mientras vimos la cinta me quedó esa duda. Hago hincapié en esto porque detesto Martyrs. Ahora sí, End of the line está de poca madre. La historia es genial, la violencia se justifica plenamente (no me gusta ver filmes de violencia gratuita como Hostal, por ejemplo) por el fanatismo religioso. Las actuaciones excelentes. La fotografía, los efectos especiales, la música no se quedan atrás. En fin, esta película se llevó la noche, al menos para mí.


JCVD. La verdad es que esta cinta no la quería ver, y de esto le echo la culpa a la sinopsis que hicieron los de Noctambulante porque no tiene nada qué ver con lo que es la cinta. Pero en fin, el caso es que me quedé ahí porque la otra opción era dormir y no tenía sueño. Además de cierto morbo que me daba ver esa cinta. La trama me comenzó a gustar, una buena historia. Pero no puedo decir más porque el reproductor DVD empezó a fallar y ver esa película se hizo imposible.

Queríamos ver también The Haunted World of El Superbeasto, pero por un error en el horario publicado (en la programación publicada en línea y en los programas pegados en las paredes de La Pirámide decía 5:50 am, y fue proyectada antes) nos fue imposible.

Algo que no me gusta nada es el negocio que hacen con el servicio de cafetería. Por lo que he visto, de eso se encargan los que administran el local en turno, en este caso la gente de Centro Cultural La Pirámide. Lo que me desagrada es que doblen los precios. ¡Don't mamar! Me querían vender una cajita de leche de vainilla de 250 ml a $10.00, esas leches las venden a $6.00 en mi barrio y a $5.50 en la Bodega Aurrerá. Y no me gusta porque hacen que me salga del lugar a buscar un Oxxo, 7 Eleven o alguna de esas tiendas que abren las 24 horas. Y no siendo yo el único, creo que les convendría más vender las cosas a un buen precio para no ahuyentar a los posibles clientes.

Y ya para acabar, estuvo chido el maratón, bien organizado por los Noctambulantes. Nomás póngale más cuidado a su reproductor DVD para que no pase lo que pasó con JCVD. 
Leer más »