viernes, 15 de abril de 2011

La equidad de género y el slam

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Hablando de equidad de género, ¿alguno de mis dos lectores ha estado en un concierto de música contracultural? Específicamente me refiero al punk, rock y ska (cualquiera de sus subgéneros igual es válido para este asunto).

¿Por qué lo pregunto? Simplemente para saber si han estado cerca o dentro del slam, de lo que Rocco de la Maldita Vecindad dice que se llaman Círculos de Paz (bonito eufemismo, me recuerda a "Ministerio de Paz" y "Ministerio del Amor" de la novela 1984 de Orwell). En estos Círculos se efectúa un determinado tipo de baile. No voy a hablar de las modalidades ni de la historia del slam, no es de importancia para este post. Diré solamente que este baile se ha ido transformando hasta convertirse en una "batalla campal" de todos contra todos, especialmente en los conciertos de ska.

A sabiendas de esta violencia específica a muchos y muchas les agrada entrar a estos Círculos de Paz. A mí también me gusta de vez en cuando. Y no hay bronca, quien se mete al slam sabe a lo que va, es decir, se atiene a las consecuencias. Sabe que saldrá con más de un golpe, que así como recibirá uno que otro madrazo también dará algunos. En suma, hay dos principios en el slam: 1) la posibilidad/deber de golpear y 2) la posibilidad/inminencia de ser golpeado (sí, hay cierto parecido con el sistema de dones de Marcel Mauss). Y, salvo por la condición física individual (y no siempre), las diferencias entre individuos parecen difuminarse. El Círculo de Paz es a la vez un Círculo de Equidad.

Bueno, no siempre. Este equilibrio, esta equidad se ve mutilada si en el círculo entran una o varias mujeres. No estoy hablando mal de las féminas ni pretendo ser misógino o algo por el estilo, no precipiten conclusiones. Resulta que cuando alguna mujer se integra al slam lo hace con plena conciencia de que puede propinar algunos golpes a los demás danzantes, es más, algunas no sólo saben que pueden, sino que tienen plena conciencia de que deben propinarlos. Es decir que, de los dos principios enunciados en el párrafo anterior, sólo asumen el primero. La equidad se niega.

Los varones presentes en este tipo de Círculos comprenden el riesgo de compartir golpes con las mujeres. En primera, la sentencia clásica de la primaria "el que se lleva se aguanta" simplemente es borrada. Las féminas golpean, y lo hacen fuerte. A las féminas no se les puede golpear, sea por cuestiones heredadas de generaciones previas que enuncian como una constante ese respeto a las mujeres basado en no tocarlas ni con el pétalo de una rosa, sea porque se sabe que la reacción femenina suele ser más violenta y explosiva que la de los varones, sea porque algunas mujeres consideran estos contactos físicos como agresiones sexuales a su feminidad o por lo que sea. El caso es que no se les puede tocar.

Yo personalmente, varios de mis amigos y muchos otros hombres más, optamos por apartarnos del slam ante la presencia femenina. Porque, de todos modos, ya no estamos en un Círculo de Paz/Equidad, el equilibrio entre los individuos participantes es eliminado. Tal vez si las mujeres partícipes de estas danzas asumieran sin broncas el segundo principio del slam el equilibrio no se rompería.

Algunas féminas optan por crear Círculos de Paz exclusivos para las miembras de su género. Y en estos espacios, aunque suelen ser más violentos que los masculinos, la equidad no se rompe, los dos principios del slam se asumen cabalmente por todas las participantes del baile, siempre y cuando no haya individuos masculinos inmersos en estos Círculos. Porque si algún desdichado varón se ve en medio de un slam femenino, se convierte en el blanco perfecto para que las mujeres afinen su puntería, es decir, se convierte en el único ser que recibe golpes negándosele, por supuesto, la oportunidad de devolverlos. El equilibrio ya no existe.

Así que considero que para que la equidad de género se dé cabalmente en el contexto del slam se debe garantizar que ambos géneros pueden disfrutar del baile sin que el sexo opuesto interfiera negativamente en el desarrollo de éste. Es decir, con Círculos de Paz donde los partícipes asuman los dos principios básicos del slam, cosa que sólo ocurre cuando estos Círculos son formados solo por mujeres o solo por hombres. Claro, lo ideal sería un slam inclusivo donde ambos géneros participaran sin distingo asumiendo los principios básicos de esta danza.

6 comentarios:

  1. Tocas uno de mis temas favoritos... el desma y la equidad de género :) Pero pus yo la neta no veo equidad física al mezclarse mujeres y hombres en el mosh; o ellos le bajan a su desma o ellas se meten adrenalina, porque es la manera en que en fuerza, una mujer podria ser equitativamente proporcional... o de plano... se agunatan los trancazos en los bajos XS es coto, pero pus ta cañon... yo no me meteria ni aunque me pagaran a que me pegaran, y menos con mis congeneres... soy re maricona XD y conozco a las viejas... se ponen muy lokas...

    ResponderEliminar
  2. Sandra, es un gusto leerte. MIra, yo la verdad sí he recibido golpes más fuertes de mujeres que de hombres estando en el slam. Y no considero que eso de "sexo débil" sea una condición natural, sino más bien creada por la conciencia colectiva, porque, déjame contarte, que he conocido mujeres con una fuerza física tremenda.

    Aunque sí, puede que no sea tan equitativo que haya niños y niñas en el slam. Pero por eso les he sugerido que cada quien haga su propio desmadre y así no nos metemos en tantas broncas. El pedo es, como ya lo puse en el post, que hay ciertas mujeres que se meten al slam y pegan, pero si alguien les pega es peor que una violación colectiva.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ramen!

    y que conste que yo también me meto... y no pretendo ponerme en plan de el clásico "señor" que cree que la música en sus tiempos era mejor, porque esto fue como 15-20 años antes de que naciera, solo me recordó tu comentario de "batalla campal" a las originales "reglas del ska"

    http://www.youtube.com/watch?v=CDAiQ-P7GoA&feature=related

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué pedo con tus reglas del ska Estopa? No es por ponerme como el clásico chamaco (que ni lo soy) que dice que lo actual es la neta, pero no mames, bailaban bien cagadamente.

    ResponderEliminar
  5. Hola, no sé de cuando es este post, pero justo lo encuentro por que lo busqué así tal cual "niñas en el slam", resulta que soy fanática de meterme a los tumultos de gente en los conciertos de diferentes generos, No tengo ninguna queja, creo que lo principal es la tolerancia, y saber a lo que uno va, sinceramente no creo en eso del "equilibrio" un slam es algo que ocurre sin planearlo como tal; es divertido nadie sabe lo que pasará; en mis experiencias una vez que entro a un slam; en vez de sentir "esa ruptura de equilibrio" siento esa bienvenida y ganas de convivir de la gente, esa gente que me sonrie al ver las ganas que tengo de convivir y disfrutar como ustedes de ese momento de locura; creo que el verdadero equilibrio se da cuando los dos sexos aprenden a convivir al ritmo de la música.
    Me encanta ver como más chicas se animan al ver a otras chicas ya dentro del mosh, niñas que se mueren de las ganas; pero que muchas veces sienten que serán rechazadas; la bienvenida de los hombres ya adentro que nos dejan por unos minutos al centro a las niñas para darnos "en la madre" y ellos corriendo al rededor, chocar las manos con weyes que no conoces que te dicen "a webo", eso es lo que me hace sentirme tan bien al salir de la bola; no el hecho de saber que fui empujada con la misma fuerza que el wey de bigote al lado de mi, esas cosas son secundarias, y si me aventaron, me raspé, se me rompió el pantalón y me salió sangre de la nariz pues ya tendré que contarle a mis hijos jajajaja
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Sooz, mi post es del viernes 15 de abril de 2011.

    Me agradó bastante tu comentario. Es bueno conocer el punto de vista de una niña, como dices. Y definitivamente concuerdo contigo en eso de que “lo principal es la tolerancia", de otro modo no podría ser.

    Y si, por supuesto que esas ocasiones en las que en un mismo slam se juntan mujeres y hombres sin que haya mayor problema son la neta. Eso de que las morras se queden al centro para que hagan su desmadre, también es la neta. Pero no siempre sucede y estaría chido que pasara más seguido. ¿No?

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.