miércoles, 22 de febrero de 2012

[3añitos] Manolete, post de un/a anónimo/a

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Esto de invitar bloggers a escribir en mi blog está de lujo.

Este post es de... de un/a amigo/a que me pidió conservar el anonimato, respeto eso.

Manolete

Allí estaba yo, sintiéndome como un idiota una vez más.

No fui bendecido con inteligencia ni belleza. Si no fuera por las comedias de enredo, no sabría ni la mitad de lo que sé. Joder, si no fuera por Wikipedia, no sabría la otra mitad.

No, yo no soy inteligente y como una persona no-inteligente, cometí un montón de estúpidos errores.

Mi primer error fue haber nacido, obviamente, obviamente, aunque mi padre tiene un poco de culpa en esto.

Hablando de haber nacido, nací de cara redonda, las caras redondas necesitan cabello para ocultar su redondez, así que, ¿que hice yo? Me afeité completamente el pelo descubriendo la redondez de mi regordeta cara de criatura de 11 años. Me escondí debajo de mi cama a llorar por horas, mi padre estaría orgulloso, luego salí a comprar una gorra azul de pescador que lleve por un año consecutivo (sin quitarme siquiera para ir a la cama).

Sin duda, yo era un niño pendejo.

Cuando tenía 13 años amenacé a mi madre con cometer suicidio, fui al baño y tome 4 pastillas de lo que pude encontrar. Lo que encontré fue tremenda diarrea. Esas 4 pastillas eran laxantes, mi madre lo sabía, pero aun así llamó una ambulancia e hizo que el doctor me asustara la mierda de la boca.

Supongo que el médico no me asusto lo suficiente, doctor pendejo.

Intenté suicidarme de nuevo.

La gente estúpida no se puede dejar sola. Son estúpidas y cosas estúpidas pasan por sus estúpidas mentes.

Si 4 pastillas no me mataron, ¿qué tal 73? No. ¿Qué hay de 146? No. Debo ser inmortal, pensé, así que me pregunté, ¿qué pasa si mezclo 146 pastillas con Orujo?, ¿moriré? No. ¡Soy inmortal!

No morí con 223 pastillas y dos tragos de alcohol, pero me jodí mi único hígado. ¿Por qué a alguien que quiere morir le importa el cuidado de un hígado arruinado? Bueno, me duele y mi aliento huele a culo. Mi propia nariz no quiere ni olerme. Por lo tanto, traté de cortarme la puta nariz, nada. Tengo una pequeña cicatriz bastante divertida que cruza a lo largo de mi intolerante nariz. Mi familia no cree que es divertida, ¡complicado sentido del humor!

Mi último error es grande, involucra a más gente, me temo que no puedo arreglar esto, ni siquiera llamando a mi depresión "estupidez".

Podría asesinar a los involucrados, pero cuento con pocas herramientas y gran flojera.

Le daré una oportunidad más a esto del suicidio. Por algo está de moda.

Ya no soy tan estúpido como lo era a los 13, ¡esta vez traje 100 laxantes y una botella completa de sangría!

¡¡¡Gracias anónimo/a!!!

1 comentario:

  1. ¡Es todo un himno a la autoestima! Es antífrasis, imagino.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.