jueves, 27 de diciembre de 2012

Con su veladora

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Esto pasó hace ya varios años, tantos que no me acuerdo cuántos. Al principio nadie lo creyó posible, pero así es la vida: finita, cruel a veces.

El cantinero ya le había dicho en varias ocasiones que ya estaba ebrio, que ya se fuera a su casa, que su familia lo esperaba. Le dijo eso y más, incluso le recordó en varias ocasiones a su progenitora, pero él no le hizo caso alguno y se aferró a seguir bebiendo. Como llegó a la conclusión de que en ese lugar ya nadie le serviría un trago más, tuvo que salir a buscar otro lugar parecido.

Mi familia ya estaba preparando la cena. Desde temprano nos encargamos de conseguir lo necesario: pollo, chiles, pasta, jitomate, etc. Yo era muy chico y me la pasé, como casi siempre, todo el día jugando con mis primos. "A ver si nos vienen a ayudar, chamacos güebones, no hacen nada".

La cabeza le daba vueltas y sus pies no lo sostenían con firmeza. "Chingue a su madre pinche cantinero", gritaba mientras con su mano derecha hacía un ademán adecuado a sus palabras. "Malaya sea. Puro culo. Si nunca me corre, si hasta somos amigos." La gente en la calle se alejaba, lo dejaba solo, decía que estaba loco. Un policía lo ignoró.

De alguna manera, no recuerdo qué mentiras dijimos, conseguimos que nuestros padres nos dieran dinero, mismo que destinamos a la inversión en los tradicionales fuegos artificiales. No podíamos aguantar a que oscureciera. Ya queríamos echar cuetes.

―Ya hay que echarlos.
―No, espérate a que se haga de noche.
―No, ya de una vez.
―Que no y no estés chingando.

"Chingue a su madre, con razón, si hoy es veinticuatro. Pinche cantinero me hubiera dicho en lugar de nomás correrme. Y ya hasta me quedé sin lana. ¿Y 'ora? ¿Qué le voy a comprar a m'ijo?" Desesperado buscó en los pantalones, en la chamarra, en la camisa, en los calcetines, en los calzones… Con bastantes trabajos consiguió juntar unos pocos pesos. "Híjole, con esto no me alcanza pa' nada bonito. ¿Qué voy hacer?" Pasó por un tianguis improvisado para las fiestas decembrinas, pero no encontró nada barato. Buscó en todos y cada uno de los puestos. Preguntó por varios juguetes. Se rascó varias veces la cabeza como si con eso lograra ampliar su reducido presupuesto. En el último puesto, entre cosas chiquitas, usadas, de esas que casi nadie ve, ahí, en el montón, encontró un patito de hule. "¿Cuánto? Me lo llevo".

Primero echamos unos blancos, luego seguimos con los buscapiés, las palomas, los tanques, los ratoncitos, etc. La noche ya nos había cubierto. La Luna nos vigilaba. Nuestros papás estaban adentro diciendo salud y riendo copiosamente.

Todavía no se le bajaba lo ebrio. Andaba de lado a lado. Se fue caminando a su casa porque ya no tenía para el pesero. Iba por el Periférico, en un puente. Estaba contento pues le consiguió un regalo a su hijo. Estaba contento pues era veinticuatro. De tan contento que estaba se subió al barandal de concreto del puente. Caminaba con los brazos abiertos como si volara. De tan contento que estaba.

Se nos acabaron los cuetes y estábamos haciendo la vaca para comprar más.

―No manches, si trais más, no seas codo.
―¿Cuál?, si es todo.
―Ya déjalo, si no quiere dar más no lo vas a obligar.
―¿Quieres ver que...

Un sonido seco, como costalazo, nos dejó en silencio.

―Fue de allá.
―Vamos a ver.
―Vamos.
―Ah, no manches.
―¿Qué?
―Es un señor.
―Se calló del Peri.
―¿Está muerto?
―Sí menso, ¿que no oíste el madrazo?
―¡¿Qué hacen ahí chamacos?!
―Se cayó un señor.
―¿Qué dices mocoso?
―Sí, vengan a verlo.

Lo vieron y así creyeron. Luego vino la ambulancia y la patrulla. Se lo llevaron. Todos nos sentimos tristes. En su mano derecha tenía un patito de hule que nunca soltó.

Al fondo de la calle, donde cayó, se le puso una cruz con su veladora.
Leer más »

martes, 25 de diciembre de 2012

Lo correcto

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

¿Hacer lo correcto? ¿Qué es hacer lo correcto? ¿Lo correcto según quién? ¿Según la moral en turno o según los códigos religiosos a los que responde la sociedad en la que me tocó vivir?

No... lo siento. A mí no me gusta hacer lo correcto, ni moral ni políticamente. Yo prefiero, por sobre todas las cosas, hacer lo que me hace feliz.
Leer más »

martes, 18 de diciembre de 2012

Pedro, Pablo y Leticia. Leyendo desde otro lugar a Los Tigres del Norte

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

¿Conocen esa clásica canción de Los Tigres del Norte titulada Pedro y Pablo? Quienes no la conozcan la voy a transcribir aquí:

Pedro y Pablo eran hermanos y amigos inseparables.
Quedaron abandonados cuando murieron sus padres.
Pedro, el mayor, se decía: que a Pablo nada le falte.

Pedro habló con entereza: tienes que seguir la escuela,
tienes muy buena cabeza yo me voy aunque nos duela.
Yo trabajo y tú estudias al cabo que el tiempo vuela.

Pedro se fue para el otro norte y cruzó pa'l otro lado,
dijo a su novia Leticia: ahí te lo dejo encargado.
Y al transcurso de los años Pablo se hizo licenciado.

–Pedro, ¡qué gusto de verte! –Supe que eras licenciado.
–No sé cómo agradecerte. –No me agradezcas hermano.
–Quiero decirte una cosa. –Habla, te estoy escuchando.
-Conocerás a mi esposa. –Es lo que estoy esperando.

"Gracias Señor que has permitido realizar su vida a mi hermano querido, hoy sé que mi esfuerzo no fue en vano, ya podré ser feliz con la mujer que tanto amo."

–Esta es mi esposa Leticia. –Creo que ya nos conocemos.
–Se te borró la sonrisa. –Es que me vino un recuerdo.
–¿Vas a quedarte en la casa? –Eso yo nunca podría.
–Pedro, ¿qué es lo que te pasa? –Es que lloro de alegría.

No es que Pablo fuera malo o que no supo apreciar
el sacrificio de hermano que Pedro supo brindar.
De Leticia mejor ni hablo ella sí se portó mal.
Empecemos pues. No tiene caso que repase la historia de estos hermanos pues en la letra queda muy clara. Veamos, quien relata la historia es un observador externo que solo le da la palabra a los hermanos cuando se rencuentran, y a pesar de que son tres las personas involucradas en la historia, a Leticia no se le permite hablar.

Clarifiquemos las relaciones interpersonales en esta historia: Pedro es el hermano mayor de Pablo. Existe una gran amistad entre ellos y se han quedado huérfanos. Al inicio de la historia, Pedro y Leticia son novios. Al final de la historia Pablo y Leticia son esposos.

La canción dice que Pedro y Pablo eran "amigos inseparables", podemos pensar entonces que Pablo sabía del noviazgo entre Pedro y Leticia, y sin embargo se casó con ella y sin informarle a Pedro. ¿Pues no que eran amigos inseparables? Pablo debió esperar a que volviera Pedro para casarse. Es más, lo debió de haber invitado para ser su padrino.

Ah, pero claro que no lo iba a hacer. Si Pablo sabía que Leticia era la novia de Pedro, obvio que no iba a invita al exnovio de su novia a la boda. Por eso se casó mientras Pedro estaba en el gabacho y ni le avisa.

Pedro trabajó para costear la universidad de Pablo, podemos suponer que estuvo en "el norte" unos cuatro años, el tiempo que duran en promedio los estudios de grado. Por lo que se escucha en la canción, éste pretendía que Leticia lo esperara todo ese tiempo además de fungir como tutora de Pablo. Es decir, que no mame Pedro. El cuerpo es débil y tiene sus necesidades, ¿cuatro años esperando? Ahí sí perdón, pero hizo bien Leticia en no esperarlo. Nada de que se portó mal.

A final de cuentas, no creo que en esta historia haya buenos y mala, como se pinta en la canción. Leticia no es la malvada del cuento, ella no separó a los hermanos, digo, ¿acaso obligó al pobre e inocente de Pablo? En todo caso, en la historia hay un ingenuo, un ingrato y dos chingones. Ingenuo Pedro por chambear para su hermano tanto tiempo. Ingrato Pablo por ligarse a la novia de su hermano. Chingones Leticia y Pablo por no limitarse ni restringirse.

Por cierto, yo cambiaría las líneas de Pedro en la canción original. La segunda parte del diálogo entre él y Pablo la presentaría de este modo:
–Esta es mi esposa Leticia. –De atrás tiempo nos conocemos.
–Se te borró la sonrisa. –Pablo, no te hagas pendejo.
–¿Vas a quedarte en la casa? –Mejor te agarro a patadas.
–Pedro ¿qué es lo que te pasa? –Pablo vete a la chingada.
Me pregunto, ¿cómo sería la canción si la historia estuviera contada desde la perspectiva de Leticia?
Leer más »

viernes, 14 de diciembre de 2012

De compas, nunca regateen al comprar artesanías. Gracias.

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Como muchos saben (nunca ha sido secreto) trabajo en una dependencia federal que se encarga de orientar las políticas públicas a fin de lograr el pleno desarrollo de las comunidades indígenas en mi país. Bueno, esa es la misión, porque sinceramente como que no logra sus objetivos.

Normalmente afuera de las oficinas centrales se colocan algunos productores (artesanos) indígenas ofreciendo sus productos. Hay un señor que viene de Guerrero y trae unas cajitas estilo Olinalá muy hermosas. A veces viene otro señor de Puebla con algo de talavera. De igual modo se instalan unas señoras procedentes de Chiapas y con unos textiles sublimes. En recientes fechas ha venido una pareja de wixárikas (huicholes) ofreciendo pulseras, collares y demás cosas re bonitas hechas con chaquira.

Ayer, cuando salí de la oficina, alcancé a ver al Director de Concertación Social y Atención Ciudadana acercarse a las mantas sobre las que tienden su mercancía los wixárikas. Tomó una de las pulseras y preguntó por el precio. Por lo regular se cotizan cerca de los 200 pesos. Total que luego de oír el costo, preguntó "y si te compro varias de estas, unas 10, ¿de a cómo me las dejas?". Esa pregunta en verdad me hizo encabronar.

En primera, me encabrona que la gente le regatee a los productores cuando estos ofrecen su trabajo sin intermediarios, pero que no la haga de pedo cuando va a comprar a cadenas como Walmart que encarecen el producto al consumidor y lo pagan a precios irrisorios a los productores. Y más me encabrona cuando se trata de producciones artísticas. Y en segunda, me emputa que quienes trabajan en una institución que supuestamente busca el bienestar de la población india del país, no tengan la más mínima solidaridad cuando se los topan de frente en la vida real.

Por cierto, este señor ha dado muestras de desprecio hacia las comunidades indias, sobre todo cuando alguna agrupación indígena realiza alguna manifestación en las oficinas centrales de la institución o cuando de plano cierran sus instalaciones. En estos casos, se supone que el director de concertación debe entablar un diálogo con los manifestantes para obtener una solución. Lo que hace normalmente es ofrecerles dinero (hasta cien pesos por persona) o gritarles diciendo que no tienen derecho a manifestarse (usando uno que otro improperio).

Yo, la verdad, no tengo mucho varo como para andar comprando arte indígena cada vez que se me antoja (porque se me antoja muy seguido), pero cuando compro algo nunca les regateo. Y no es porque no sepa regatear, esa es una tradición familiar, sino porque lo mínimo que puedo hacer para solidarizarme con los artistas es no menospreciar ni infravalorar su trabajo.

Ojalá que ese fulano que regateó se pudra en el infierno.

P.D. Me puse a googlear el nombre del director de concertación y descubrí que el fulano es un sobreviviente de la Matanza del '68.
Leer más »

domingo, 9 de diciembre de 2012

Que los zombies no son malos

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Dice* que los zombies no son malos. Según su disertación es algo grave que los matemos en Plantas vs Zombies.

Los zombies ya están muertos, entonces sus papás se murieron antes que ellos. Por lo tanto no tienen quién les prepare una sopa o les dé de comer. No son malos, ¿cómo podría ser malo un atleta o alguien que lee el periódico?, simplemente tienen hambre.

Tan no son malos que lo que buscan no es comer gente, sino plantas. Las plantas son comida.

¿Y por qué no matamos a las plantas? Son como unos monstruos: bailan, se mueven, se enojan y disparan guisantes.

Aquí lo anormal son las plantas.

* Tiene cuatro años.
Leer más »

jueves, 6 de diciembre de 2012

Rabia. ¡Libertad inmediata a lxs presxs del #1Dmx!

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

He querido escribir. He querido actualizar este mi blogcito, pero no he podido.

Intenté hacer un borrador en mi cuaderno, pero la verdad es que mi mano no movía el lápiz y la hoja se quedó en blanco.

Opté por escribir en la computadora, pero de verdad, llevaba menos de dos líneas y sentía la gran necesidad de cerrar el archivo sin guardar los cambios.

¿Por qué? Porque hay una gran rabia que me invade. ¿Cómo poder escribir sobre cualquier cosa cuando mi mente está concentrada en solo una de ellas? ¿Cómo pretender hablar de banalidades como el desayuno de hace dos días (borrador que así se quedará, como borrador) estando consiente de que hay más de media centena de inocentes presos?

El primero de diciembre se dio el cambio de gobierno federal en mi país. Y era obvio que existirían manifestaciones, es lo normal cuando existen elecciones de dudosa limpieza. Y aunque también era esperable la represión, no la esperábamos con las dimensiones con que se dio.

¿Saben qué es lo peor? Que la brutal represión no solo emanó del gobierno federal, priista, sino también del local, perredista que supuestamente respeta y promueve los derechos civiles.

Y tengo rabia. ¿Detenciones conforme a derecho? Por favor, detuvieron a quienes no estaban violentando la manifestación.

Qué delavergamente se estrena el gobierno de Peña Nieto. Qué pinchemente se despide Ebrard del Distrito Federal. Y, claro, qué excelente oportunidad tiene Mancera para demostrar que sabe gobernar.

No tengo mucho más qué decir. Mejor les dejo información al respecto.



















Rodeados por Granaderos 1

En este video se observan a los estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, junto con más compañeros, entre ellos algunos de 132.
http://youtu.be/TVQlgg8MNqo

Testimonios 1º de Diciembre 2012 HD

Este video es un breve recuento de las detenciones arbitrarias y esta a disposición de todo aquel que desee utilizarlo como testimonio.
http://youtu.be/8K0Kv19ZJg8

Si uno de nosotros está preso, todos lo estamos.

Llamado urgente a la sociedad civil por parte de la comunidad artística mexicana.
http://youtu.be/173oLuU-_H0
Leer más »