viernes, 22 de febrero de 2013

Caballerosidad, violencia y género

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

La caballerosidad legitima la violencia entre los hombres y de los hombres hacia las mujeres.

Hubo una época bella y hermosa en la que la gente le tenía miedo a la naturaleza ya que en ella moraba el diablo, la iglesia poseía todo el poder y todo el conocimiento y Dios era el centro del universo y de la vida. Hoy la conocemos como Edad Media.

En ese tiempo la sociedad estaba dividida básicamente en tres estamentos, los oratores (los religiosos), los laboratores (los trabajadores) y los bellatores (los guerreros). La guerra se hacía muy diferente a lo que hoy se practica. Existían enfrentamientos cuerpo a cuerpo en los que la habilidad en el manejo de las armas y del caballo así como la fuerza del guerrero eran puestas a prueba. Por cierto, y por si no lo sabían, del hecho de guerrear montados en un caballo surgió la palabra caballero. Y las prácticas propias del caballero son lo que conocemos como caballerosidad.

Ahora bien, en ese entonces se le tenía no sé si miedo o respeto al catolicismo, pero lo que sí sé es que, por ejemplo, cuando un guerrero mataba a otro hacía un ritual en el que le pedía a Dios que el caballero muerto estuviera en su santa gloria y cosas así. Luego entonces podemos pensar que el quinto mandamiento era sumamente respetado. Pero aun así acontecían muertes por espada. ¿Cómo es eso?

Bueno, el honor jugó un papel importantísimo aquí. Un caballero no podía dejar pasar la oportunidad de cubrirse de gloria y enaltecer su honor. Y esas oportunidades se daban tanto en batalla como en los torneos (que, dicho sea de paso, moría más gente en los torneos que en las batallas). Finalmente lo que se buscaba no era matar al contrincante sino encumbrar, y en algunos casos defender el honor. En otras palabras, el honor legitimaba el uso de la violencia entre varones, entre iguales.

Entre las prácticas propias de los caballeros el cortejo y la cortesía son de las más visibles ya que sobreviven hasta nuestros días. En el amor cortés, entre otras cosas, existe una suerte de vasallaje al que se somete el enamorado ante su amada, quien sería algo así como la señora feudal. Es un amor que le profesa el hombre a la mujer y ésta suele ser distante o tal vez inalcanzable. La mujer es entonces objeto de deseo y su participación en la relación amorosa es más bien pasiva. El hombre compite con otros hombres por el amor de la dama, misma que podría equipararse con un trofeo. Entonces, en pos del amor a la mujer se le niega toda capacidad de agencia, se convierte en un objeto y deja de ser sujeto.

Los caballeros desaparecieron del escenario bélico cuando las técnicas de la guerra comenzaron a necesitar mayor movilidad. Cuando el combate cuerpo a cuerpo fue sustituido por los arqueros. Pero la caballerosidad, el amor cortés y las prácticas de violencia entre hombres (desde peleas callejeras por defender el barrio, obtener venganza, ganar el favor de una chava, etc.) y de los hombres hacia las mujeres (la caballerosidad todavía es bien vista) aun permanecen.

2 comentarios:

  1. Los arqueros realmente no substituyeron a los caballeros (caballería pesada) ni al combate cuerpo a cuerpo aunque sí mostraron que podían vencerlos, en la batalla de Agincourt por ejemplo; un ejercito de caballería francesa fue vencido por otro formado casi exclusivamente de arqueros ingleses. De todos modos la caballería siguió presente después; en las guerras napoléonicas había formaciones de infantería especiales para hacer frente a cargas de caballería. Por otro lado en la primera guerra mundial hubieron muchas bajas de ambos bandos porque a los generales educados en el tipo de guerra pasado no se les ocurría nada mejor que ordenar a los soldados (infantería) cargar contra las ametralladoras enemigas, incluso hay una carga mitica de la caballería polaca contra tanques nazis -seguramente falsa- aunque sí es cierto que existían aun unidades de caballería en servicio en ese y muchos ejercitos del mundo cuya mayoría estaba en etapa de modernización.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios Estopa. Entonces resulta que no desaparecieron, como escribí en mi post, sino que perdieron "peso" en batalla.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.