lunes, 15 de abril de 2013

Legalmente Barbie

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

¿Ya saben que Mattel sacó a la venta una versión mexicana de Barbie? Así es, y se llama Mexican Barbie, obvio. Ondina se armó un texto bastante bueno acerca de este asunto, mismo que pueden consultar en su blog. Acá les dejo la liga.

Veamos, la Mexican Barbie tiene piel morena y está vestida con una cosa que no sabría decirles de dónde la sacaron, pero que parece traje de esos que usan en el ballet folklórico de Amalia Hernández. Y el vestido es color rosa mexicano, no podría ser de otro color. Y los accesorios son: un perro chihuahua y papeles en regla.

Dice Ondina que probablemente el color moreno de su piel esté relacionado con el cliché que relaciona al mexicano con los indígenas prehispánicos. No lo dudo, pero quizá también tenga qué ver con la proyección al extranjero que se hace de la imagen del mexicano. Ahí tendrían mucho qué ver el cine (clásico y contemporáneo) y la producción telenovelera de Televisa. Y si le echamos la culpa al cine, entonces tenemos ahí mismo el por qué el vestido parece sacado del Jarabe tapatío y por qué no se usó el traje de tehuana o ropas de rarámuris o wixárikas. Aquí es pertinente preguntarnos, ¿qué imagen de lo mexicano existe en el extranjero? ¿Por qué carga a un perro chihuaha y no a un xoloitzcuintle?

Ah, y lo más espinoso del asunto, y por lo tanto lo que más ha sido atacado, es el hecho de que la muñeca carga con su documentación en regla. Esto me hace pensar una cadena lógica: si dentro del territorio estadounidense hay una mujer morena, ha de ser mexicana o de ascendencia mexicana; si tienes dudas de que lo sea, fíjate si trae su traje típico; si resulta afirmativa la respuesta a tu indagatoria, entonces es mexicana y es migrante, [sarcasmo]porque como todo mundo lo sabe, no hay estadounidenses de ascendencia mexicana y menos en el sur de EUA[/sarcasmo]; y si es migrante es altamente probable que sea ilegal. Así que la única forma que tenía una mexicana para ser parte de Barbie era con sus papeles en regla.

Además de tener tintes de xenofobia y racismo, esta muñeca, inofensiva a los ojos de muchos, no lo es tanto si consideramos que es un juguete que terminará en las manos de alguna niña y que, como juguete que es, jugará un papel muy importante en la endoculturación de los futuros dirigentes del país gabacho.

P.D.: De nada, Ondina.

2 comentarios:

  1. "es un juguete que terminará en las manos de alguna niña" y será la sirvienta de las Barbies güeras...

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.