jueves, 25 de julio de 2013

Mini-ataque al corazón de un Godínez

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam


Me ha pasado :S

Leer más »

miércoles, 24 de julio de 2013

Malditas máquinas para recargar tarjetas en el Tren Ligero

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Sí, estoy encabronado. Estaba tratando de recargar saldo en una de esas máquinas y resulta que es harto enredoso y complicado. Las que están en Metrobús son intuitivas y prácticas. Las que tenían en el Metro igual. Pero estas del Tren Ligero son un asco.

Ya, eso era todo lo que quería decir.

P. D. Sí, soy pobre y viajo en Tren Ligero.
Leer más »

sábado, 20 de julio de 2013

Danzoneando

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Tardes de danzón en Tlalpan
Estoy contento, emocionado.

Resulta que me animé, con cierta ayuda, a tomar clases de danzón. Para alguien que nació con 3 pies izquierdos (chiste local) el simple hecho de pensar en seguir la música con los pies resulta bastante retador.

El caso es que me estoy esforzando y parece ser que los resultados están siendo bastante buenos.

Y lo más agradable del asunto es que esto se está volviendo vicio. Me encanta el danzón. Es de esos géneros musicales que satisfacen fácilmente a mis oídos. Y desde hace unas semanas también a mis pies.

Danzoner@s en Tlalpan
Me gustaría dejar en este post una pieza de danzón, pero la verdad es que estoy en el móvil y me da la pereza averiguar cómo embeber videos. Así que eso será hasta que esté frente a una computadora.

Una cosa más. Desde aquí va mi agradecimiento público a mi maestro de danzón y a mi pareja. La verdad es que es gracias a ellos que estoy logrando aprender este baile. Sin la instrucción del maestro ni la experiencia, paciencia y persistencia de mi pareja aun estaría tratando de aprender el cuadro básico.

...

Ya, aquí está el danzón:

Leer más »

jueves, 11 de julio de 2013

Diálogo 11

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

—Y, ¿qué dice la chamba?

—Pues, nada. La chamba no habla.

—¬¬

—:D
Leer más »

miércoles, 10 de julio de 2013

Zona de confort

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Es lo más pinche que alguien puede hacer, quedarse tranquilo en su zona de confort.

En muchos aspectos, en esta época estoy saliendo de esa pinche zona.

A ver cómo me va.
Leer más »

lunes, 8 de julio de 2013

Accesar vs Acceder

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Pa' pronto:

Accesar NO EXISTE


Acceder proviene del latín accedĕre


Algunas personas usan el verbo accesar debido a que están castellanizando la palabra inglesa access. Está bien nutrir a nuestro idioma con nuevos términos, como tuit o tuitear. Pero cuando ya existe una palabra en el español pierden sentido los barbarismos.

Así que, por favor, no me digan que no pueden accesar al sistema... o pendejadas por el estilo.
Leer más »

viernes, 5 de julio de 2013

El 4to aniversario de Triciclo Circus Band

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Nota previa: perdonen la tardanza, ya sé que esto fue hace medio mes, pero más vale tarde que nunca.

Caminábamos por las calles del centro de la Ciudad de México bajo una ligera lluvia. Nuestro destino era el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, donde fue programada la celebración por el cuarto aniversario de Triciclo Circus Band. No me digan que no conocen a la Triciclo, si es así, antes de seguir leyendo este post diríjanse a este enlace, por favor.

Muy bien, el caso es que llegamos como a eso de las 7:40 y buscamos nuestros asientos. Yo me preguntaba, ¿cómo será la celebración de Triciclo en un lugar con asientos? El teatro estaba medio lleno y poco a poco el resto de la gente fue llegando.

El espectáculo comenzó en punto de las 8 pm. Iniciaron con una pieza que no reconocí, al parecer es nueva en su repertorio, y estuvo acompañada por una bailarina de ballet. La primera hora del espectáculo estuvo llena de sorpresas, invitados, performance, baile y un montón de cosas más. Vimos a Krustovsky bailando tap, o por lo menos haciendo el intento. Una suerte de fusión de la música de Triciclo con son jarocho. Un ensamble vocal troleando a Alejandro en lo que resultó una serenata fallida. El parto de un trombón. A Óscar bailando con una sombra. Y hasta una petición de matrimonio por parte de uno de los bailarines en escena (¡ultra cuuursiiiiii!).

Foto tomada del muro de FB de TCB (www.facebook.com/triciclocircusband)

Hasta ese momento comentábamos que el espectáculo estaba siendo bueno, pero le faltaba la esencia triciclera que es sin duda la interacción con el público. Quienes hayan presenciado antes un concierto de esta banda defeña no me dejarán mentir, la interacción que logran con sus escuchas es tan buena que sin ella es difícil pensar un show de estos músicos. Hacía falta, les decía, más Triciclo Circus Band y un poco menos de performance.

El caso es que al cabo de una hora de show presenciamos nada más y nada menos que la aparición de una telota blanca. Así bien grande, que cubrió todo el escenario. "Qué posmos", pensamos. Pero, ¡oh sorpresa! En esa telota proyectaron por primera vez (o sea, estrenaron) el video de Excusez Moi. La gente coreaba la letra a todo pulmón mientras no despegaban la mirada de la proyección.


Terminó el video, retiraron la telota y detrás apareció la banda, ya en actitud de “vamos a hacer un desmadre”. Cambió la iluminación, prendieron las máquinas de humo y ahora sí, dieron inicio a lo que tantos esperábamos: un concierto al más puro y festivo estilo de la Triciclo Circus Band.

El público se puso de pie, bailaba, brincaba, cantaba a todo pulmón. Cerca de nuestros asientos estaba la familia de dos de los músicos, se les notaba la felicidad y el orgullo de ver a los suyos provocando la alegría de tanta gente, no paraban de tomarle fotos a la audiencia. Fueron dos horas de bailar, brincar, slamear (con ese sabroso duranguense slam que se llama No corro, no grito, no empujo), que por cierto, casi me parten mi madre con ese slam :D

Al final del concierto salieron a escena todos los invitados y la lluvia de aplausos parecía eterna. Fue una celebración en toda la extensión de la palabra. Salimos más que contentos. Y claro, aprovechamos para comprar un ejemplar de su primer álbum.

P.D. ¿Quieren ver a esta banda en vivo? Mañana 6 de julio estará en el Centro Nacional de las Artes a la 1:30 pm.
Leer más »

Remi Jackson y la Banda de los Payasos Negros en el Dobermann Bar, en apoyo al fondeo del 12 Festival Internacional de Cine de Horror de la Ciudad de México "Macabro"

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Sí, ya sé que el título está muy pinche largo, pero me vale, necesitaba ser lo más jodidamente específico y descriptivo. Les voy a hablar del espectáculo que dieron Remi Jackson y los payasos negros ayer, 4 de julio. El espectáculo se organizó con la finalidad de recaudar dinero para la realización del festival Macabro, y eso está chido. Pero no estuvo nada chido el evento en sí.


Lugar:
Se hizo en el bar Dobermann que está en la Plaza Madero, en el sexto piso. El espacio está más o menos agradable, tiene un bonito graffiti de un perro doberman, bonito detalle. Tiene dos niveles para los asistentes y el escenario está algo así como en medio. Por cierto, el bar tiene un aroma conocido popularmente como "a choquí". Y la llave del lavabo del baño de hombres se abre al revés.

Servicio:
Malo. El primer mesero sí nos entregó la carta y se vio atento, pero nos cambiamos de lugar. El segundo mesero no nos entregó la carta, le pedimos nuestras cervezas de cortesía y luego se olvidó de nosotros por el resto de la noche, al grado de que uno tuvo que ir a la barra a pedir su bebida. Pidió un tarro de chela con Clamato que sabía a puro Clamato.

Puntualidad:
Pésima. El evento estaba anunciado para las 8:00 pm e inició a las 10:30 pm. No sé a qué se haya debido el retraso, parece que la organizadora del Macabro y uno de los músicos llegaron a las 10.

Audio:
Si uno va a presenciar un espectáculo musical espera que el audio sea decente. Bien, no fue el caso. El bar tiene un equipo deficiente, no cubre el espacio y donde lo logra satura los oídos de los escuchas. En cuanto a frecuencias, el bajo no se oye claramente y todo se carga a medios y altos. Por cierto, usan bocinas aéreas a la altura de la cara...

Sonorización:
También mala. Los cables hacían cortocircuito y a cada rato sonaban ruidos horribles. Los micrófonos para Remi y la corista fallaron varias veces, los tuvieron que remplazar durante el show. En cuanto a los instrumentos: la guitarra sonaba más que todo, el teclado sonaba menos que todo, la batería se oía distante y el bajo solo se oía al tocar slap. Por si eso fuera poco, las voces no se entendían por los efectos que les aplicaron.

Iluminación:
Regular. No estuvo tan mal como el audio. Sí supieron ambientar con luces de colores y móviles. El problema fue que tenían una luz giratoria (de esas de leds que cambia de colores) justo al centro y arriba del escenario que ocasionalmente golpeaba en los ojos a la audiencia. Me imagino que lo mismo le sucedía a los músicos. Ese es un muy mal lugar para colocar ese tipo de luces.

Espectáculo:
A pesar de las malas condiciones, Remi y sus músicos cumplieron con su trabajo. Hicieron un espectáculo agradable aunque muy breve (25 minutos más dos canciones "de regalo"). La interpretación estuvo muy bien, pero los problemas técnicos opacaron su show.

En fin, creo que ha sido el peor espectáculo al que he asistido en el año. Y es una pena, porque Remi Jackson y sus payasos negros son la onda, pero al parecer esta vez la logística no estuvo de su lado.
Leer más »