martes, 10 de junio de 2014

Los derechos del espectador

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Considero, consideramos*, que existen ciertos derechos básicos del espectador de artes escénicas (teatro, danza, música, y otras), y son los siguientes:
  1. A no presenciar la función.
  2. A presenciar una función bien montada, con sus debidos ensayos.
  3. A que el recinto posea las condiciones necesarias para la función: buena acústica, buena isóptica, buenas instalaciones.
  4. A presenciar un mismo montaje más de una vez.
  5. A salirse de una función en desarrollo.
  6. A no ser distraído durante la función.
  7. A comunicarse con el artista, antes o después de la función.
Y ahora, abordados de uno en uno:

1. A no presenciar una función. Es decir que no tiene la obligación de presenciar todo y que tiene el inalienable derecho a decidir qué sí ver y qué no ver.

2. A presenciar una función bien montada, con sus debidos ensayos. No es justo que usted vaya con toda la disposición a presenciar una buena obra de teatro, una buena danza o un buen concierto y el montaje no esté bien preparado.

3. A que el recinto posea las condiciones necesarias para la función: buena acústica, buena isóptica, buenas instalaciones. Es terrible presenciar un montaje escénico en un espacio donde el audio no se entiende, donde no se escuchan las voces de los artistas, donde no se puede observar adecuadamente o donde las butacas o sillas obligan a que le prestes más atención a la espina dorsal que a la función.

4. A presenciar un mismo montaje más de una vez. Este se explica por sí solo, si le gusta un montaje, mírelo las veces que desee, es su gusto.

5. A salirse de una función en desarrollo. Si no le está gustando la función, no tiene por qué torturarse, no hay nada que le obligue a permanecer en su asiento (y si sí lo hay, qué poca madre de los organizadores). Pocas veces el espectador puede decirle algo al artista, y salirse es una manera de manifestar que con algo no se está de acuerdo.

6. A no ser distraído durante la función. Es odioso que los celulares de otros espectadores causen una distracción, o que el parloteo del(a) vecino(a) no deje poner atención al montaje.

7. A comunicarse con el artista, antes o después de la función. Como dije antes, no siempre puede haber una comunicación con el artista, pero sería ideal que existiera retroalimentación, comunicación entre artista y espectador. Eso ayuda a ambas partes.

***Actualización del 12 de junio de 2014:
Originalmente el derecho número seis decía: "A distraerse de la función", pero luego del pertinente comentario de Ondina, decidí eliminarlo ya que eso atentaría contra los derechos del ejecutante de escena.


* Gracias a R., A. y J. por sus comentarios.

4 comentarios:

  1. Estoy en desacuerdo con algunos puntos: en el dos, yo prefiero pagar por un work in process honesto, que por algo ensayado y bonito, pero vacío (no nos pongas la soga a cuello a nosotros mismos). En el punto seis, el espectador tiene derecho a irse de la mente, sí, porque ahí es el único espacio en donde no se tienen límites, sin embargo el derecho del espectador termina donde empieza el derecho del actor a ser respetado en su esfuerzo y su trabajo. En todo caso, si la función no te está gustando y decides permanecer, entonces lleva tu mente a un lugar más agradable o desagaradable, pero no lo manifiestes abiertamente para ejercer entonces el respeto al actor. Si no, haz uso del derecho de salirte. Yo, la verdad cuando actúo, prefiero que se paren y se vayan, me parece más respetuoso y honesto, a que se estén durmiendo, hablando o prendan el cel. Lo mismo para el punto siete, lo cual no es un derecho del espectador sino del ejecutante de escena.
    Sobre el punto ocho, creo que es un derecho compartido entre el espectador y el ejecutante... y bueno, en general en toda relación humana: comunicarse. Intercambiar puntos de vista siempre respetuosos y con ánimo de crecimiento mutuo. A uno siempre le gusta recibir al público y sus impresiones, aunque haya algunos 'artistas' que priven a su público de ese derecho y se vuelvan intocables en cuanto terminan su escena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesantes comentarios.

      Un trabajo en proceso honesto, es también, desde mi punto de vista, un montaje bien ensayado.

      En el punto seis no hablaba de que pudieran dormirse o prender el celular, lo cual estaría en contradicción con el punto siete. Creo, a final de cuentas, que tienes razón en cuanto a respetar al ejecutante. Podemos perfectamente eliminar derogar dicho punto.

      Me parece que el siete es un derecho tanto para el ejecutante como para el espectador.

      Coincido contigo en tus comentarios al ocho.

      Celebro y agradezco tu comentario. Y ahora, redactemos los derechos del ejecutante de artes escénicas.

      Saludos.

      Eliminar
    2. http://ladamadelcabaret.blogspot.mx/2014/06/mi-opinion-acerca-delos-derechos-de-la.html

      Eliminar

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.