miércoles, 25 de junio de 2014

Sobre el cambio de nombre del Negrito a Nito

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Tomada de El Financiero
Sí, ya sé que ya pasó harto tiempo del cambio, sucedido en noviembre de 2013, pero aún no me hago a la idea. Es decir, toda mi vida, o al menos gran parte de ella, he sabido que el pastelito chocolatoso funkero de Bimbo se llama Negrito, y que le hayan cambiado el nombre a Nito es una verdadera mamada.

Me puse a buscar noticias relacionadas con el cambio de nomenclatura de la golosina, pero en ningún lado se explica la razón del hecho. Bimbo dice que "Los nombres cortos tienen más onda", pero nada más.

Muchos dicen que seguramente cambió el nombre para evitar que los negros se ofendan. Lo cual, desde mi postura como científico social (uyuyuy eh) me parece una reverenda chingadera. Ya antes he escrito (y hablado) sobre mi inconformidad con los eufemismos que se usan para tener corrección política. Por poner un ejemplo, el hecho de decirle afromexicano, afrodescendiente, afromestizo o simplemente afro a un negro no es una forma de ser respetuoso hacia ese sector de la población, en realidad se está haciendo énfasis en que ser negro es malo y por eso ni siquiera se le debe nombrar como tal. Entonces, en un esfuerzo por blanquear al lenguaje, se usa un eufemismo largo como la cuaresma y que al final de cuentas no resuelve nada. El negro sigue siendo negro. La discriminación sigue y el olvido por parte del gobierno también.

Pero déjenme decirles que mi molestia no solo es por la posible relación con el tema del racismo y las sensibilidades negras (lo siento, yo a los negros les digo negros, y no soy racista), sino también con las limitantes al lenguaje alburero y del doble sentido que el cambio del nombre ha traído consigo.

Me explico: antes era bastante divertido comprar uno de esos pastelitos y compartirlo con la banda, siempre con la invitación verbal "¿quieres de mi Negrito?", y neta que no es lo mismo decir "¿quieres de mi Nito?" No es de Dios. O bien, si veías que tu compa se estaba embutiendo un Negrito, podías llegar con una sonrisa de oreja a oreja y preguntarle bien malvibrosamente: "¿a poco sí te gusta el Negrito?" Agarren la onda, señores de Bimbo, le han dado en la madre a una parte del habla alburero doblesentidero.

P.D.: Échenle un ojo a esta liga, para que sepan de lo que está hecho un Nito.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.