martes, 19 de agosto de 2014

¡Cuidado! Asaltos al interior de los vagones del @STCMetroCDMX

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Banda, tengan cuidado cuando anden en el Metro de la Ciudad de México. Les voy a pasar una conversación con una amiga, en la que me cuenta cómo es que asaltaron, hace tan solo quince días, a su hermano. Esto fue en la línea tres, la que va de Indios Verdes a Universidad. Y pues, pónganse truchas, porque parece que los policías no hacen nada al respecto. Pongo en cursivas mis intervenciones en la charla.

Hace quince días me quedé de ver con mi hermano en Metro Zapata. Entonces dice que se subió en Universidad y se subieron cuatro tipos que, una vez cerrado el vagón y avanzando, comenzaron a asaltar. Se bajaron en Copilco.

Afortunadamente no hubo heridos, sólo golpes e intimidaciones. ¡Y las pinches palancas de emergencia no sirvieron nunca! Y a los que la intentaron bajar… pues ya te maginarás cómo les fue.

–¿Y no había policías?

No. Eran las cuatro de la tarde. En el vagón de en medio. ¿Tú crees que la policía no sabe de eso?

Este es su modo de operación. En Universidad se subieron dos "indigentes", luego un tipo así bien chacal que se quedó parado en la puerta. Los indigentes se pararon en las puertas que unen a los vagones, de forma que taparon la vista. Luego ya el tren avanzó y entonces salió otro chacal que venía parado en la última puerta del vagón y ¡zas!, sacó sus navajas y empezaron a gritar y pedir las cosas. Los indigentes les aventaron una bolsa a cada uno y así fueron pasando en los lugares.

Llegaron a donde estaban unas chavas que se habían escondido el celular, entonces dijeron que no llevaban nada, que eran estudiantes. Pero el ratero les dijo algo como "no te hagas pendeja, perra. Sácalo o te corto una teta, si te vi desde allá afuera que estabas mandando mensajes".

Luego un chavo jaló la palanca y pinche palanca no sonó*. Los rateros se dieron cuenta y se fueron sobre el chavo. Luego un viejito vio y también trató de jalar la palanca y se fueron sobre él también.

–¿Qué les hicieron?

Los agarraron a golpes. Afortunadamente sólo golpes. Imagínate si los apuñalaban.

Total, que llegaron a Copilco y se salieron corriendo. La gente empezó a gritar que eran rateros, pero pues no pasó nada más.

No sé, tal vez estoy equivocada, Dios lo quiera, pero no creo que los policías no sepan, se me hace increíble. Se supone q hay cámaras ¿no?, ¿no los vieron?

*En realidad, la palanca no debe sonar, sino detener el tren. Lo que parece que tampoco sucedió.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, serán respondidos a la brevedad. Si deseas enviar un comentario personal al autor, pasa a la sección Contacto. También te recomiendo leer unas sencillas reglas antes de comentar. Gracias.