martes, 31 de enero de 2017

Guajolotzin Tezcatlipoca alias "El Tezca"

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam




Fotografías de Juan Antonio Sánchez Martínez. Guajolotzin Tezcatlipoca alias "El Tezca" es un guajolote sobreviviente de la navidad y el thanksgivin day pasados. Como sobreviviente, pasó por muchas penurias para conservar el pellejo, pero él sigue adelante con una idea en la mente: seguir vivo. "El Tezca" sabe que los mexicanos están en apuros y que, como él, quieren evitar a toda costa ser desplumados. Por eso viene con toda la buena actitud y buena onda a compartir sus conocimientos, sus tácticas y estrategias para lograr el éxito en la lucha contra el granjero opresor, el local, y el de la granja vecina del norte.
El año pasado estuvo intenso en cuando a teatro cabaret se refiere, hice bastante. En el segundo trimestre (no me acuerdo bien de la fecha) me metí al taller que imparte Adriana Moles en la Casa Frissac (Tlalpan Centro) por recomendación de Hortensia Martínez. Y ahí hice varias cosas divertidas. Luego en octubre y noviembre volví a actuar al lado de Hortensia en Las Impertinencias de la Muerte. Y en diciembre estuve en un taller de Pastorela Cabaretera con Tito Vasconcelos por invitación de Adriana.

Y precisamente entre charlas con Hortensia y las sesiones del taller con Tito nació Guajolotzin Tezcatlipoca alias "El Tezca". Verán, Hortensia tenía la idea de que hiciéramos una obra con dos personajes, uno sería un guajolote, aunque no estaba definido el nombre ni el carácter. Yo tenía que llevar un personaje al taller y no tenía uno listo. Así que, amablemente, Hortensia me dijo: "pues va, lleva el guajolote". Entonces me puse a trabajar para desarrollar bien la idea.

Déjenme decirles que no fue fácil, tengo como cuatro borradores de personaje que, seguramente, no verán la luz. A menos que los recicle para otras cosas. Pero estoy convencido de que el resultado final valió bastante la pena.

Para la primera temporada de la pastorela (9, 10, 15 y 17 de diciembre) que llevó por nombre Rebelión en el pesebre, tuve que apechugar y actuar como ángel. Ni modo.

Pero el señor Guajolotzin no se agüitó y se anduvo presentado en otros lados. En la Agrícola Oriental el 20 de diciembre como parte de la posada cultural que organizó el Centro Cultural Mazapili, el 22 de diciembre en la Cassola del Orfeó Català de Mèxic como parte de la fiesta de fin de año que organizó El Cerrojo.

Vino luego la segunda temporada (5, 6 y 7 de enero) de la pastorela con Tito y esta vez sí estuvo Guajolotzin incitando a la rebeldía. Fue muy divertido y gratificante. Yo suponía que hasta ahí serían las presentaciones de este personaje, pero no, qué equivocado estaba. Todavía el viernes pasado, 27 de enero, tuvo oportunidad de hacer de las suyas en Un teatro, dentro de los Monólogos Cabareteros.

Y ya entrados en gastos, aún le quedan, al menos, dos funciones en puerta. Amigos lectores, si llegaron hasta esta parte del post, están cordialmente invitados (si no llegaron hasta acá, pues ni cómo invitarlos porque de todos modos no van a ver estas letras):

* Hoy mismo, martes 31 de enero a las 9:00 pm en Galería Bar La Gioconda (Filomeno Mata 18, Centro). Es de entrada libre y cooperación voluntaria.

* El próximo jueves 2 de febrero a las 8:00 pm en Youkali Cabaret (Amberes 61-3, Zona Rosa). También es de entrada libre y cooperación voluntaria.

Vayan, a Guajolotzin Tezcatlipoca le dará gusto verlos.

Y aprovechando, muchas gracias a quienes me echaron la mano para crear a este señor. A Hortensia por la idea, a Itzel por ayudarme en la manufactura del vestuario (es re buena costurera), a Olga e Irazema por hacerme subirlo a un escenario, a Adriana y Tito por el taller... y a los que me faltaron.
Leer más »

miércoles, 4 de enero de 2017

Cuando la pendejez y el pánico se unen, todo se va al carajo

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Iniciamos el 2017 con un aumento a las gasolinas brutal, tanto que, según los economistas de la UNAM, solo ese incremento mermó en un 26% el poder adquisitivo de los mexicanos. Y no es para menos. Al subir las gasolinas, cualquier producto que necesite transportarse aumenta de precio, como las tortillas, por ejemplo.

Y este gasolinazo, obviamente, ha tenido respuestas de parte de la gente de a pie, con bloqueos carreteros, toma de casetas de peaje, etc., y hasta de los que andan en helicóptero.

El pedo, banda, es que está corriendo el pánico y la pendejez. La pendejez es pensar que Chedraui es responsable del gasolinazo. Eso es vil robo y vandalismo a lo bestia, no nos hagamos tarugos.

Pendejez es bloquear las carreteras: los bloqueos consumen más gasolina y quienes los padecen son los ciudadanos comunes y corrientes. ¿Es necesario bloquear? OK, hay que bloquear las casas de los diputados y senadores que aprobaron las reformas que hoy nos están partiendo la madre. Hay distritos electorales, y hay legisladores por cada uno de ellos. Hay que sitiar sus casas, las carreteras no les afectan.

Pendejez es pensar que con un #MetroPopular y un #PosMeSalto en la Ciudad de México, se está protestando contra una medida que es federal y que no afecta a la operación del Metro.

Pendejez es correr rumores sobre vandalismos, acrecentar el pánico de la población que, aún sin presenciar esos actos violentos, los cree y pide la intervención policial o de otras fuerzas del Estado.
Teoría del pánico, (Se utiliza cuando el Estado necesita legitimar una acción que normalmente vulnera los derechos de los ciudadanos). 1. Se aplica la acción (reformas). 2. El Estado genera el pánico (saqueadores y violencia) 3. Algunos piden la presencia del Estado a través de sus fuerzas para restablecer el orden. 4. El Estado entra con sus fuerzas (incluyendo al ejército) 5. Resultado a) Se engrandece al Estado como ente "salvador" por restablecer el orden y se genera una aparente paz y tranquilidad desviándose así la atención del origen del problema (las reformas). b) Se justifica la militarización del país bajo el pretexto de mantener la paz social. c) Se acaba con las protestas y manifestaciones. Muy escueto pero así funciona esto."
Pendejez es crear caos, cuando lo que necesitamos es paz.

Por eso, para no caer en pánico y pendejez les pido de la manera más atenta:

Compartan noticias solo de lo que estén seguros. Verifiquen las fuentes de su información. Comparen más de una fuente. No crean ciegamente en los rumores. No sean presas del pánico ni atraigan al pánico a los demás. Y si todo anda tranquilo en sus rumbos, no está de más decir que las cosas van bien.

Si quieren unirse a las protestas, sean inteligentes. La gente común y corriente no aprobó las reformas, cerrar las carreteras solo afecta a la banda. Las tiendas departamentales tampoco metieron su mano para el gasolinazo. El Metro de la Ciudad de México nada tiene qué ver con las gasolinas. Y, ¿qué creen?, los dueños de las gasolineras tampoco son responsables. Así al chile, fueron los legisladores.



Y si no se quieren unir a las protestas, aléjense de los desmadres y cuéntenselo a quien más confianza le tengan.

Protestemos, pues, pero usando la cabeza. No haciendo desmadres a lo pendejo.


Leer más »

martes, 3 de enero de 2017

Moana: Un mar de aventuras

Escrito por: Carlos Salvador Basaldua Mendoza, alias Kazbam

Antes del fin de año fuimos a ver Moana: Un mar de aventuras. Los adelantos lucían prometedores y, la neta, me gusta ver las películas creadas para público infantil.

Moana es la hija del jefe de la isla Motunui, en la Polinesia y, como ella recalca varias veces, no es una princesa. Ante la inminente destrucción de la vida en su isla y en las vecinas debido al avance de la oscuridad, se embarca hacia el mar abierto, lo que su padre le tiene prohibido, en busca de una mítica isla, la Isla madre, la dadora de vida, para restablecer el orden del mundo y salvar a todo mundo, su pueblo y las islas aledañas. Para alcanzar su objetivo debe encontrar a un semidiós y convencerlo de ayudarla.

El carácter de Moana me gusta. Es decidida, valiente y hasta ruda. Su abuela es la onda, tras una máscara de locura y desvaríos seniles esconde a una mujer sabia y conocedora de la historia de su pueblo. Y lo más chido es que apoya e incita a su nieta a avanzar sin miedos. Creo que me recordó un poco a la Abuela Sauce de Pocahontas. Maui es el semidiós del que les hablaba antes, su personaje me gustó, sobre todo por sus tatuajes y su humanidad.

Ahora bien, la historia es muy buena, pero creo que no está muy bien contada. Disney nos contó que una diosa se puso histérica porque le robaron su corazón y a partir de ese acto se dedicó a destruir y matar todo alrededor. Y, para calmarla, había que regresarle lo robado. O sea, que las féminas son dadoras de vida, pero se pueden ponen locas e irracionales. Ya después de pensarle un poquito, creo que se pudo contar de otro modo. Decir que la vida y la muerte son caras de la misma moneda y que, como en el famoso adagio de los dos lobos, prosperará la que sea alimentada. Que se trata de una dualidad inseparable como el día y la noche, el ying y el yang, etcétera.

En fin, con todo y que tiene momentos emocionantes, Moana no se convirtió en una de mis películas animadas favoritas, es buena, pero no excepcional. Véanla, como dije, tiene ratos agradables.
Leer más »